» El sábado 10 de septiembre, miles de polacos tomarán las calles en Varsovia. Tomasz Sadlik, uno de los activistas más conocidos, lucha por una solución justa para más de medio millón de afectados por hipotecas en francos suizos en su país.
» El gobierno polaco se ha visto obligado a ofrecer soluciones, pero los afectados siguen a la espera. Mientras tanto, el Tribunal Supremo de Polonia acaba de anunciar una sentencia favorable a los clientes (Sentencia nr. II CSK 750/15).

Tomasz Sadlik necesitaba allá en el 2007 una oficina en Cracovia para cubrir las demandas de su negocio de traductor. Solicitó este mismo año un préstamo de 600.000 Zlotys (138.000€ aprox.) al Banco Raiffeisen. En el 2013 llegó a deber 1.1 millones de Zlotys (250.000€ aprox.), todo porque la hipoteca solicitada estaba indexada a francos suizos. La historia de este afectado, actualmente activista y presidente de la asociación ProFuturis, es tan cruenta que el Financial Times recogió su caso. El periódico americano sentencia que Sadlik “No calculó el riesgo del Zloty, perdiendo valor frente al franco“, cuando quien debía calcular e informar del riesgo era el banco.

Tomasz Sadlik, Polonia, Hipoteca Multidivisa

Tomasz Sadlik junto a la portada de su libro.

Según Sadlik no solamente el banco no cumplió con su labor informativa y ética, sino que “Aseguraban que tener la hipoteca en francos la abarataba, y que durarían estos beneficios unos 30 años más“. Sadlik en 2013 decide reclamar judicialmente al Banco Raiffesisen por los claros abusos de su contrato. Tanto el Tribunal de Primera Instancia como la Audiencia Provincial de Polonia sentenciaron a favor del banco. Hasta hace poco, el panorama jurídico en Polonia no era favorable para los consumidores, sin embargo, precisamente el pasado 9 de septiembre el Tribunal Supremo anunció sentencia a favor de los consumidores (Sentencia nr. II CSK 750/15) y se publicará en las próximas semanas. Son buenas noticias para el activista que precisamente está a la espera de la decisión del Tribunal Supremo sobre su caso.

El caso de Sadlik se hizo muy conocido en el 2014. Como punto de partida de lo que a día de hoy es un movimiento muy reconocido en Polonia, empiezan a movilizarse los afectados contra los bancos que colocaron hipotecas multidivisa sin reparo. Diferentes asociaciones polacas van uniéndose logrando manifestaciones de hasta más de 10 mil personas. La sensibilización es tal, que en la campaña electoral del 2015, todos los partidos políticos, incluyendo el actual Presidente de la república de Polonia, Andrzej Duda, tuvieron que prometer leyes específicas para poner fin a estas situaciones frente a las multidivisa.

Asufin: Conferencia Hipotecas Multidivisa Italia y Polonia

Tomasz Sadlik en la sede de Asufin

El presidente Duda sabía que prometer soluciones para los afectados de hipoteca multidivisa era necesario, ya que podía llevarse casi 600.000 votos al ser este el número de afectados de Polonia por este producto.

A día de hoy, cinco meses después de aceptar el cargo, el Presidente aún no ha llevado acabo una ley que realmente mejore la situación de los afectados de su país. ProFuturis y la organización de de Protección de Derechos de Consumidores (UOKIK) han logrado casi más por su cuenta , al crear una Institución de Protección de los Derechos de los Consumidores en el Mercado Financiero Rzecznik Finansowy. Para presionar a Duda y demandar la leyes prometidas en campaña, se espera que este sábado 10 de septiembre se manifiesten más de 10.000 personas en Varsovia para exigir reformas en el sistema político que protejan a los consumidores bancarios.

¿Cuál es el objetivo principal de esta manifestación?

Que Duda cumpla con la promesa que hizo a casi 600.000 familias afectadas. Llevamos muchos años organizando manifestaciones donde acuden entre 2 y 10 mil personas. Duda prometió dar una solución parecida a la de Croacia. En este país se perdono la deuda generada y los damnificados comenzaron a pagar las hipotecas en su moneda nacional en función del interés del día de la firma.

¿Cuál es el contexto político polaco? ¿Y el judicial, a favor o en contra?

Oficialmente todos los partidos están a favor de una solución equitativa. Ninguno se ha mostrado excesivamente probanca, pero puede haber más o menos énfasis. El problema es que se están empezando a dar cuenta ahora de que la razón la tenemos los consumidores. Hay afectados que están empezando a ganar, pero es muy tarde. Prácticamente todos firmamos en las mismas fechas y pronto va a cerrar el plazo de prescripción, como me sucede a mí.

¿Cómo están reaccionando los bancos a este posible cambio en los resultados de las sentencias?

Los bancos lo que están haciendo es buscar acuerdos. Muchos incluso están indemnizando a los afectados pero firman contratos de confidencialidad para no reclamar públicamente nada más.

Más allá del apoyo nacional, ¿Contáis con apoyo internacional? ¿Tenéis esperanza en  la defensa de los consumidores a nivel europeo, habiendo sido tú uno de los acompañantes en Bruselas de ASUFIN?

Toda la esperanza de que esto pueda suceder la tengo puesta en Patricia Suárez. El apoyo internacional lo sentimos y necesitamos, sobre todo de los húngaros y de los croatas. Por ejemplo, a la manifestación de este sábado vienen activistas italianas de TuconFin para apoyar nuestra causa.

Hablando de nacional e internacional… ¿Qué bancos fueron los que comercializaron con este producto?

De los bancos con presencia en Polonia (tanto nacional e internacional), todos los colocaron salvo dos: Uno de ellos es italiano y declaró que no colocó este producto porque el nefasto historial de este mismo demostraba que no debía ser colocado y un banco polaco de ideas conservadoras. Los que más han comercializado con este producto han sido los bancos internacionales, impulsados por nuestra entrada en la Unión Europea en el 2004. Comenzaron colocándolo sobre todo a PYME´s pero en poco tiempo comenzaron hacer lo mismo con particulares.

¿Qué estrategia siguieron los bancos en Polonia para colocar este producto?

Entre el 2004 y el 2010 se han comercializado con más miles y miles de hipotecas multidivisa. Eran ofrecidas como un producto más barato, seguro y sin riesgo. Yo mismo recibí un correo de un comercial del banco Raiffeisen recomendándome este producto. En este afirmaba que podría ahorrar hasta 100 euros al mes por pagar mis hipoteca en francos suizos en vez de en la moneda nacional que es el Zloty. También afirmaban que habían calculado el riesgo y que este era inexistentes. 30 años después desde la firma del contrato, todavía seguiría percibiendo los beneficios de pagar en una divisa extranjera.

¿A partir de aquí, que sucedió?

No fue hasta el 2008  cuando los afectados no comenzaron a darse cuenta del problema en el que estaban sumidos. Llegó la crisis y la moneda polaca se hundió. En cuestión de unos meses se había devaluado hasta un 70%. De repente todos los consumidores de este producto estábamos pagando en exceso por nuestros préstamos hipotecarios. Yo personalmente llegado a pagar el doble que de la tasa inicial.

¿Cuándo comenzó tu batalla legal?

En el 2013 comenzó todo.  En el 2014 perdí en primera instancia así como un año después perdí en segunda instancia. En el 2016 recurrí al recurso de apelación frente a la Audiencia Provincial, donde también perdí. A día de hoy estoy esperando la resolución del Tribunal Supremo.

A pesar de que tu caso frente a la justicia esté siendo tan duro ¿Recomiendas acudir a esta vía?

Sí. Mi abogado confía que ganaremos en Estrasburgo.

¿Qué opinas de la justicia polaca?

Que es excesivamente lenta, tardan entre cinco y diez años, y dentro de nada no podré batallar legalmente porque prescribirá. A su vez, se han dado cuenta demasiado tarde de quien tiene la culpa y ahora quieren excluir a las PYMES de la solución que puedan encontrar.

¿Qué te ha supuesto la colocación de una hipoteca multidivisa?

Mi negocio quedó aniquilado, se destrozó mi matrimonio, me sumí una depresión muy fuerte y actualmente me encuentro en un exilio económico viviendo en España. No sé cuando podré volver a Polonia…