» El estudio de FINSALUD ha sensibilizado a los representantes del CESE que propondrán un estudio sobre el gasto sanitario que ha supuesto la crisis financiera en Europa y su inclusión en las encuestas del EUROSTAT.
» Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN y patrona de FINSALUD introdujo el histórico de fraudes financieros que han azotado nuestro país y la odisea de los afectados por swaps, suelo, preferentes o las hipotecas multidivisa.
» María Victoria Zunzunegui, investigadora de FINSALUD y profesora de epidemiología, ha presentado los datos y resultados que avalan los cuantiosos daños producidos por las entidades a los afectados a quienes colocaron productos tóxicos

 

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) fue testigo ayer de una jornada dedicada a la denuncia de fraudes financieros en España y Europa. Y es que las personas que se han visto afectadas por fraudes financieros, sufren mayores problemas de salud física y psicológica que la población general. Esto viene avalado por un reciente estudio publicado por FINSALUD que fue presentado en Bruselas ante la comunidad internacional.

María Victoria Zunzunegui es la investigadora que ha dirigido este estudio que analizó el estado de salud de 188 personas en España afectadas por diversas estafas financieras. “La salud física es claramente peor, el diagnóstico psiquiátrico es mayor y los problemas de sueño son muy grandes”, declaraba Zunzunegui a Efe Bruselas.

Se trata de indicadores que señalan que algo les está pasando a estas personas. Así, un 85% de preferentistas que no han recibido compensación económica definen su estado de salud como “malo o muy malo”, en comparación con el 32% de la población general. En contraposición, son cifras que se reducen significativamente en quienes han recibido compensación económica. Son problemas que apuntan a problemas de estrés, culpabilidad y conflicto familiar como principales investigadores de malestar entre los encuestados.

Según la presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN), Patricia Suárez, el objetivo de presentar el estudio ante el CESE es concienciar a las instituciones europeas de que las malas prácticas bancarias tienen un impacto en el bienestar de la población. Con esta visita, FINSALUD ha conseguido que el CESE valore la posibilidad de que la Comisión Europa estudie el gasto sanitario que ha supuesto la crisis financiera. ASUFIN quiere demostrar que se puede medir el daño y se puede hacer algo al respecto para mejorar la calidad de vida de los afectados, además de cambiar definitivamente la cultura bancaria.

Representantes de diversos países europeos se identificaron plenamente con la exposición y relataron sus propias experiencias como víctimas de fraudes financieros. Así las cosas, asociaciones de consumidores de países como Francia, Irlanda o Portugal fueron muy contundentes en su condena a estos productos pero sentenciaron la lentitud de la justicia.

Además, el CESE propondrá que se incluyan preguntas para estudiar el impacto en la salud de los afectados por fraudes financieros en la oficina estadística comunitaria, Eurostat. Conferencias como la celebrada ayer en Bruselas propician que en un futuro se pueda obtener el impacto del fraude en la salud de hasta 5.000 personas frente a las 188 con las que han contado hasta ahora. El problema no es solo de España, sino del sistema financiero en su conjunto.

REPERCUSIÓN EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La Vanguardia

Globovisión

Terra.es

Diario Clarin (Argentina)

Televisa (Mexico)

Ultimahora.com

Impactolatino.com