» Había contratado junto a su esposa Valores Santander en la entidad en la que había trabajado como ordenanza y administrativo

» Se vio obligado a convertir los valores en acciones del banco a un precio menor del que se partía en un principio

Esta es otra historia más de falta de información y, por ello, de incumplimiento de la ley, por parte de Banco Santander. Pero esta vez has sido con el que fuera empleado de la entidad, un cliente minorista ya jubilado que había trabajado en ella como ordenanza primero, y después, como administrativo.

Existía una relación de confianza entre el afectado y el empleado del banco, que le vendió un total de 20 títulos de Valores Santander por valor de 100.000 euros

Estos Valores fueron suscritos por el afectado y su esposa, ambos jubilados, con estudios básicos y sin formación financiera. Además de ser un claro perfil minorista, la entidad tampoco los sometió a los test correspondientes de idoneidad.

En la sentencia, el propio juez reconoce que ya dictó un fallo en el que desestimaba la demanda contra el Banco Santander por el mismo producto y la misma causa a pedir pero en este caso, ha decidido cambiar de criterio y dar la razón a los afectados, reconociendo que la situación personal del inversor y las razones concretas de la contratación son distintas a las de aquella ocasión.

Los Valores Santander son un producto complejo, así considerado por esta sentencia, y eran necesariamente convertibles en acciones del banco pero el valor del que se partía para convertirlos no se correspondió con el valor a que realmente se produjo la operación, lo que no explicó la entidad al afectado.

Por ello, el juez obliga a Banco Santander a devolver los 100.000 euros más los intereses devengados, y los afectados, por su parte, deberán devolver lo percibido.


Dirección Letrada: Juan José García Ortega
Perito: Nuria García Pascual

Entidad: Banco Santander
Producto: Valores Santander
Perfil: Minorista
PDF: S_160530_BSANTANDER_JPI68_MADRID_VSANTANDER_PART_SIN.pdf