» Desde 2009 miles de ciudadanos han acudido a los tribunales para defenderse de los abusos de la banca. Historias anónimas que contaremos a partir de hoy.

» Asufin estrena una nueva sección para contar la historia de estas personas que han contribuido a un éxito sin precedentes en la historia judicial de España

Un millón de personas. Esta es la estimación (realizada por varias asociaciones y plataformas) de la cantidad de españoles afectados por los diferentes productos bancarios. 1.000.000 de productos que han minado la moral y la economía de los ciudadanos durante años. Los afectados solo tienen en común la injusticia e incredulidad. Jóvenes que intentaban iniciar una nueva vida, y ahora son esclavos de la deuda. Ancianos que no van a poder acabar sus días como merecen, porque el banco tiene secuestrados todos sus ahorros. Desde personas altamente vulnerables a personas bien formadas. Los bancos no han perdonado a nadie. Han colocado todo lo que han podido a quien han podido, sin escrupulo ni ética . Han arrasado como un gigante, confiando en que no habría respuesta ni lucha.

Sin embargo, desde 2009 la ciudadanía viene plantando cara a los abusos bancarios. Con internet como herramienta fundamental, distintos movimientos ciudadanos y asociativos trabajan incansablemente para poner fin a los vapuleos de la banca. Los tribunales están dando sentido a esta lucha condenando a los bancos, poniendo fin a las ganancias bancarias a costa de los ciudadanos que aceptaron y confiaron en sus perniciosos productos.

Los activistas

Detrás de cada demanda hay un ciudadano que ha tomado la difícil decisión de enfrentarse a su banco. Algunos de ellos han cambiado su vida y se han convertido en activistas. Ciudadanos o Activistas, su papel en este movimiento es fundamental para lograr el cambio. Por ello ASUFIN abre hoy esta sección para dedicarles el espacio que se merecen.

El activista, la causa por la que se lucha y los ciudadanos que denuncian  son una simbiosis. Ninguno podría existir sin el otro, y por ello es necesario contrar su historia, comprender y valorar a aquellos que están haciendo posible un cambio de cultura bancaria.

Como Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, que comenzó su lucha en diciembre de 2008, cuando descubrió que tenía un Clip Bankinter, un swap de tipos de interés y se convirtió en Wonder Woman en las redes sociales.

wonder woman

Suárez encontró en internet el impulso necesario para empezar a derrotar a los bancos. Tras descubrir que el banco la había engañado, encontró un foro de afectados (noclip) que compartían información. Pronto inició acciones que cambiarían radicalmente la defensa de los afectados bancarios: en marzo de 2009 pidió a todos los afectados que compartiesen la publicidad y muy poco después, en mayo, inició el conocido ranking de sentencias que tanto daño ha hecho a la reputación de las entidades financieras. En julio de 2009, ante la falta de transparencia y colaboración de las asociaciones existentes, fundó ASUFIN (entonces Asuapedefin) para encauzar todas sus acciones bajo una misma bandera. Patricia Suárez demandó a Bankinter y, tras una primera derrota en primera instancia, la Audiencia Provincial de Madrid le dió la razón y recuperó todo su dinero. No supuso el final de su lucha, todo lo contrario, un nuevo impulso para dedicarse al 100% a la asociación: “Nunca pensé que 7 años después iba a dedicar todo mi tiempo a la causa. Me convertí en una activista casí sin querer, impulsada por un sentimiendo de injusticia. El sistema me estaba robando, por acción o por omisión, no lo podía permitir“.

Patricia no logro salir victoriosa por tener súper poderes. Logró recuperar lo que era suyo y merecía. Es trabajadora, madre, ciudadana denunciante, afectada por producto bancario y ahora activista y Presidenta de una asociación que vive por y para ayudar al resto de afectados. Es el paradima de que para luchar, primero hay que denunciar. Para formar parte de los cimientos que están constuyendo este gigante hay que creer. Creer que en esta lucha de gigantes, los ciudadanos y los activistas van a ser los vencedores.

Los ciudadanos

Sin embargo, nada podrían hacer los activistas si los ciudadanos de a pié no siguienran sus pasos. Son muchos los que confiaron en una banca despiadada que ha engullido sus ahorros y empobrecido a sus clientes. Se han lucrado y alimentado de un dinero que NO es suyo. Pertenece a los afectados, y ellos pueden y deben luchar por recuperarlo. Esa familia vecina que vive al otro lado de la pared, esa pareja jóven cuyo futuro ha quedado trucado, esos padres de tu amigo que le han quitado todo por lo que ha trabajado toda su vida… El dinero generado por los productos financieros tóxicos es suyo: puedes y deben intentar recuperarlo.

Por eso, en Lucha de Gigantes no sólo hablaremos de los activistas, también hablaremos de muchos ciudadanos anónimos que han logrado ganar a los bancos. Han puesto fin a su pesadilla. Con paciencia y dejándose guiar por su sentido de la justicia, han logrado recuperar lo suyo, lo que les pertenece por derecho.

En ASUFIN llevamos años publicando sentencias, el resultado victorioso de muchos de estos ciudadanos anónimos. A partir de hoy pondremos cara a muchos de ellos, conoceremos su historia, sabremos cuándo empezó su calvario y como han conseguido el éxito.

Capítulo 1

Rosa Crespo, la historia de una mujer afectada por hipoteca multidivisa que plantó cara a una ejecución hipotecaria.