» Prácticamente todos los países de Unión Europea tienen miles de afectados por las Hipotecas Multidivisa (conocidas en el resto de Europa como FX LOANS)

» España, Croacia y Hungría seguramente sean los países que mejores resultados están obteniendo en los juzgados


Al responder a un patrón claro de repetición (y de forma deliberada), ASUFIN está promoviendo la unión entre las principales asociaciones de cada país para formar una organización a nivel europeo. La finalidad es luchar desde el ámbito nacional así como europeo y comunitario y erradicar este tóxico producto.

ASUFIN junto a PROFUTURIS, PARAKLETOS y TUCONFIN estarán en Bruselas el próximo 7 de junio para explicar este problema que ha sido sistemático en Europa. Las diferentes asociaciones europeas van a unirse para defender a los afectados por las hipotecas multidivisa con un enfoque europeo.

En este artículo explicamos la situación en los países más afectados por este tipo de hipotecas conocidas como FX Loans (Foreign Exchaged Loans).

AUSTRIA

Austria es uno lo países europeos con más afectados por hipotecas en francos suizos, se calcula que más de 150.000 hogares. El volumen de préstamos colocados por las entidades financieras es titánico. Los préstamos fueron suscritos esperando recibir el beneficio que suponían las bajas tasas de interés. Después de la repentina bajada del franco suizo, la deuda ha incrementado más de un 20%.

De acuerdo con los informes de la prensa austriaca, los hogares que se ven más afectados fueron aquellos que adquirieron sus préstamos a finales de los 90, con un tipo de cambio de 1,45 francos por euro. El problema reside en que, según el banco, la devolución del dinero debía acontecer antes del 2017-2018. El sistema utilizado por el banco austriaco, tras la oleada de protestas de la ciudadanía, fue el siguiente: El cliente se ve obligado a devolver “solamente” los intereses mensuales. Esto proporciona cierta cantidad de dinero para la creación de un fondo de inversión. La liquidación del importe del préstamo será en francos suizos, o la moneda con la que se haya adquirido.

HUNGRÍA

El hecho de que todo lo relacionado con hipotecas multidivisa en Hungría sea una cuestión política nos indica la gravedad del asunto en este país. En Hungría, los préstamos en francos suizos han sido un tema de gran transcendencia política bajo el gobierno de Viktor Orbán. El político conservador se ha enfrentado abiertamente a los bancos principales, especialmente aquellos que no eran nacionales. Estos préstamos, otorgados principalmente por los bancos que no eran locales, fueron convertidos en distintas etapas de francos a florines (la moneda nacional húngara).

De esta manera, las autoridades húngaras transformaron casi medio millón de hipotecas en florines. El resultado fue que las instituciones financieras tuvieron grandes pérdidas. Hoy en día en Hungría los préstamos en francos suizos han quedado limitados a los créditos personales. De esta manera el Gobierno ha querido ayudar a los afectados y no a los bancos.

Aún quedan vivos 377.000 de estos préstamos (créditos personales). La mayoría de ellos fueron utilizados para la compra de automóviles, electrodomésticos y otros bienes de consumo, con un volumen de 2.000 millones de euros. Pero incluso en estos casos particulares, la depreciación del florín frente al franco afecta en gran medida a los clientes, y por tanto ni con el gobierno supuestamente posicionado a su lado terminan de encontrar una solución verdaderamente exenta de problemas y pérdidas.

POLONIA

En el 2013 se contabilizaron 562,487 hipotecas en francos suizos en Polonia. Esta cifra representa casi un tercio de todos los préstamos hipotecarios del país. En sólo una noche, un gran número de hogares vieron un gran incremento de su deuda. Entre 2004 y 2010, los ciudadanos polacos firmaron préstamos en francos suizos, porque “era lo que se recomendaba constantemente en los bancos. Nadie habría pensado que ésta recomendación, por parte de profesionales, tendría un resultado tan nocivo“.

En Hungría ha habido verdadera presión por parte de los bancos para lograr hacerles firmar este tipo de préstamos. Mediante la comparación de los tipos de interés se puede apreciar esta situación nacional: el tipo de interés era del 4,65%, si el préstamo se pagaba en francos suizos mientras que en moneda nacional de Polonia podía alcanzar entre el 10 – 12%.

Por esta razón, el Gobierno polaco ha declarado que está dispuesto a comprometerse con la búsqueda de nuevas medidas que podrían aliviar la situación actual de las hipotecas. El Gobierno, la Comisión de Control Financiero, la Autoridad para la Protección de la Competencia y consumidores así como sorprendentemente los propios bancos han indicado que van a intentar rescatar al hipotecado afectado por este tipo de hipoteca. Los bancos han tenido que reducir la comercialización de estas hipotecas, básicamente reconociendo la toxicidad y anomalía propia del producto creado y colocado por ellos. A su vez, también se han visto obligados a tomar en cuenta el libor negativo, por lo que las tasas de interés de los clientes deben disminuir.

CROACIA

El volumen total de préstamos en francos suizos en Croacia equivale a un total de casi 3.160 millones de euros. Esta deuda afecta aproximadamente a 60.000 hogares croatas. Las decisiones tomadas por el Gobierno de Croacia a favor de sus ciudadanos han sido muy impopulares, tanto así que incluso el BCE les ha criticado con dureza. La “retroactividad” decidida por el Gobierno está en contra de las directivas europeas, según el BCE.

Para poder ayudar a los afectados la estrategia escogida por el Gobierno se espera que tendrá como consecuencia que los bancos asuman una pérdida de aproximadamente 6 mil millones de kunas ($ 892 millones). Algunas pérdidas serían deducibles de impuestos. Los bancos más afectados por esta decisión serán: Erste Group Bank AG, UniCredit SpA, OAO Sberbank, Raiffeisen Bank International AG y Hypo Group Alpe Adria A.

RUMANIA

Mientras tanto, en Rumania hay 200.000 personas todavía están a día de hoy con préstamos en francos suizos. El volumen en circulación de retorno en el país balcánico, el más pobre de la Unión Europea, es de 3.000 millones de euros.

Según el Fondo Adevarul, los afectados están empezando a organizarse, y se están convirtiendo en un movimiento consolidado y fuerte. Tienen asociaciones como Parakletos, y han creado una página llamada “Grupo de Clientes en deuda en francos suizos”, donde más de 23.000 personas están luchando y exigiendo un cambio en la legislación nacional y la apertura de la negociación con los bancos activamente. Recientemente se ha aprobado una ley de dación en pago para ayudar a las familias que no pueden asumir más el pago de la hipoteca.

ITALIA

El problema con los préstamos de hipotecas multidivisa en Italia se debe a Barclays (banco británico). Los bancos nacionales no permitieron que las familias o ciudadanos con menos recursos tuviesen acceso a las hipotecas (de característica común) por considerar que no eran solventes. Barclays les ofreció esta posibilidad, colocando las hipotecas multidivisa en francos suizos que, con un tipo de interés más bajo, les hiciera asumible la cuota. Se estima que más de 5.000 familias, prácticamente todas de escasos recursos tienen aún a día de hoy deudas con Barclays, por culpa de este producto. La diferencia entre Italia y algunos de los países europeos mencionados en este artículo, es que en Italia apenas ha habido concienciación de la situación con los bancos y sus productos por parte de los medios y la política.

GRECIA

Últimamente los tribunales griegos han favorecido la idea de que los términos de los contratos de la hipoteca multidivisa no han sido correctamente comercializados. Según el diario Informe Cyprys, agracias a un caso ganado recientemente en el Tribunal de Primera Instancia de Atenas, se puede aplicar dicha victoria por parte de un damnificado a un gran número de griego y chipriota prestatarios que contrajeron en préstamos en moneda extranjera.

Los tribunales griegos los últimos 2 años han reconocido que el clausulado del contrato de hipotecas multidivisa, en realidad acabaría haciendo al cliente sufrir cualquier fluctuación de la moneda de euro a franco suizo. El razonamiento detrás de esto se basa principalmente en el proyecto de ley 2251/1994 griega de la ley del consumidor artículo 2, que se ocupa de los derechos del consumidor en el momento de la negociación con el banco. De hecho, la ley específica que forma parte de la normativa europea 93/13 emitida en el 5.4.1993 y en particular el artículo 3, que establece que “El clausulado del contrato estaba predispuesto y no formaba parte de las negociaciones entre las partes por lo que debe ser anulado cuando crea graves desequilibrios entre los derechos y obligaciones de las partes”. Recientemente se ha ganado una demanda colectiva contra Eurobank.

ESPAÑA

En España se calcula que unas 70.000 familias contrataron hipotecas en divisas en los años 2006-2008, sin embargo, no hay datos oficiales. Al contrario que en el resto de Europa, las hipotecas podían ser indexadas en varias divisas. Así, aunque la mayoría están en Francos Suizos, muchos están en Yenes Japoneses e incluso en Libras Esterlinas.

En los últimos años, la jurisprudencia en España está siendo favorable a los consumidores, sobre todo después de la sentencia del TJUE de 30.4.14 (Asunto c-26/13) y, posteriormente, con la pionera sentencia del Tribunal Supremo español de 30.6.2015 que considera que estamos ante una hipoteca más un derivado financiero y, por tanto, se aplica MiFID (LMV). Posteriormente, la sentencia del TJUE de 3.12.15 (Asunto C 312-14) considera que no estamos ante un producto de inversión, sin embargo, los tribunales españoles siguen favoreciendo a los afectados al considerar que el clausulado no supera el control de transparencia.

En España ASUFIN es la asociación de consumidores líder en la defensa de los afectados por hipoteca multidivisa y está trabajando para conseguir su ilegalidad en Europa.

ALEMANIA & GRAN BRETAÑA

Para estos dos países, se ha creado una única sección, ya que son aliados cuando se trata de hablar de hipotecas multidivisa. Ambos han rechazado las decisiones tomadas por el resto de países europeos, especialmente Hungría y Polonia, que son los que más han defendido los intereses de los ciudadanos por encima de los bancos europeos y sus normativas. Ambos han intervenido en las cuestiones prejudiciales presentadas ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para defender los negocios de la su banca nacional.

La mayor parte de las hipotecas multidivisa que se colocaron en los países de Europa del Este y del Sur fueron bancos británicos, alemanes y austriacos. Una de cada tres familias ha firmado este tipo de hipotecas en las zonas más afectadas de Europa. Esto ha generado una cantidad extremadamente elevada de dinero para los bancos alemanes y británicos. Las políticas nacionales, como la tomada por el Gobierno croata, afecta a sus bancos nacionales y por lo tanto los debilita a ellos también. Por ello, ambas naciones están utilizando todos los instrumentos jurídicos a su alcance para evitarlo.