• Por fin 100.000 ciudadanos y sus asociaciones, supuestamente con menos medios y fuerzas, han ganado a ocho de los bancos más importantes de Croacia. El verdicto ha sido como “histórico”.

  • Los ocho bancos se han visto obligados a devolver el dinero de sus clientes así como pagarles la cantidad de 61.000 euros de costas del juicio.

» Artículo dentro de la serie “Hipotecas multidivisa en Europa” [FXLOANS]

En Croacia el mes más caluroso es Julio, sobretodo en su capital Zagreb, aunque raramente se alcanzan más de 30 grados. Esta moderación en las temperaturas es debido a que la ciudad cuenta con una cordillera montañosa que lo protege de las temperaturas extremas. Hace unos cuantos años, concretamente en el 2013, la razón por la que los bancos sudaron tanto y estaban tan sonrojados no fue el clima. No fue el sol que les quemaba si no el sentido de justicia (impuesta).  Ya no había ni cordillera montañosa, ni leyes ni nada que les pudiera proteger. El 4 de julio del 2013 100.000 ciudadanos lograron condenar a los ocho bancos más influyentes de Croacia, dejando clara su negligencia y obligándoles a devolver su dinero así como hacerse cargo de los costes de un juicio que costó 61.000 euros.

Los consumidores de los productos bancarios sentaron en el banquillo a ocho de los principales bancos comerciales croatas responsables de su colocación indebida que fueron: UniCredit – Zagrebacka Banka, Intesa SanPaolo – Privrendha Banka Zagreb, Erste Bank, Raiffeisenbank, Hydoo Alpeadria Bank, OTP Bank Societe Generale – Splitska Banka y Sberbenk (Ex Volksbank).

El Juez Mr. Radovan Dobronic decidió en primera instancia que el veredicto era a favor de los damnificados. Sentenció que los bancos actuaron en contra de “la ley de protección del consumidor”, al desinformar  a las personas adquirientes de sus productos de los potenciales riesgos que estaban asumiendo, El riesgo venía siendo desarrollado en el momento que los ciudadanos pedían sus créditos en francos suizos, asesorados por el banco para supuestamente así pagar menos intereses, en vez de en la moneda nacional que era la Kuna. El franco, debido a la fluctuaciones y la imprevisibilidad a la que están sujetas todas las monedas, hizo que las cuotas de devolución quedasen totalmente disparadas (más de un 50%) por el cambio que acabó habiendo entre la Kuna al franco, y viceversa.

El brutal cambio del Franco suizo con la cuna por tanto supuso que hubiese un aumento en el valor de las cuotas de las hipotecas. Los clientes que adquirieron esos productos, únicamente informados de la posibilidad de beneficio, no manejaron la información necesaria para entender que se podían acabar viendo obligados a pagar mucho más dinero al banco. Por esto mismo, aparte de la devolución del dinero así como el pago del juicio, los bancos también han sido obligados a establecer una tasa de interés fija.  Dicha tasa ha de ser la cantidad de la tasa doméstica, osea la propia, que era la kuna croata emitida al principio del préstamo, y así ha de quedar para todo el periodo de devolución. Esta última medida es necesaria a su vez, ya que estas entidad ejercen una nefasta labor de información y asesoramiento, y por tanto es necesario poder erradicar productos cuyo índole es modificable y volátil de cara a los beneficios que puedan tener los clientes.

La sentencia también establece que los bancos han violado las provisiones al decidir la variabilidad de las tasas de interés, sin determinar los parámetros de cálculo. Las tasas de interés variaron acorde a la decisión unilateral del banco sin que el clientes fuese informado de los métodos para hacer cálculos precisos o los parámetros que eran utilizados. Debido a que los bancos sí eran susceptibles de poder entender y poseer información que hiciese ver los riesgos que conllevaba el cambio de monedas, pero decidieron seguir andando por el camino equívoco, el juez ha sentenciado que “se les prohíbe repetir este comportamiento tan arriesgado”. Asumir riesgos es sencillo,  cuando quien lo acaba asumiendo de verdad y pagando sus consecuencias es el cliente y no los bancos. Por tanto gracias a victorias como la aquí mencionada, empieza a correr un aire fresco y nuevo que da cabida a la esperanza para los ciudadanos. Un aire que calma los calurosos días de verano y ayuda a que la justicia vuelva a tener sentido.


“Hipoteca Multidivisa en Europa” es una serie de artículos escritos por nuestros colaboradores o de noticias de prensa para explicar la comercialización de este tipo de hipotecas y la situación actual en otros países europeos. ASUFIN es miembro activo del Comité para la Defensa de los Consumidores Europeos (www.fxloans.org) y coordina otras asociaciones de consumidores europeas.