Banif ha sido condenada por la comercialización defectuosa de 10 productos financieros de alto riesgo. La dirección letrada ha corrido a cargo José María Davó Escrivá, abogado de la asociación de consumidores AUGE.

Un matrimonio formado por un dentista  y una profesora de instituto tenían sus ahorros en BANIF, conocida como la Banca Privada del Banco Santander. El asesor les recomendó invertir sus ahorros en 10 productos financieros (siete de ellos son bonos estructurados sin garantía de capital y los otros tres son acciones de compañías no cotizadas en bolsa (Neiropharma) o cotizadas en el extranjero (Meinl Airports y Meinl Power, Bolsa de Viena)). Además, insistiéndoles en que se trataba de una oportunidad única, el empleado de Banif les convención de financiarse para ampliar la inversión. Así, el matrimonio se vio entrampado en varios créditos por importe de 1.825.000€ que, sumados a sus propios ahorros, se convirtieron en una inversión de alto riesgo por importe de 2.749.611,60€.

La condena no puede ser más contundente: Banif tendrá que devolver los 2.749.611,60€ más los intereses legales desde el momento de la realización de cada una de las inversiones hasta la fecha de la sentencia (alrededor de 1,2 millones de euros) así como las comisiones y gastos de todo tipo abonados por los demandantes (unos 271.845,32€). Además, se condena en costas a la entidad lo que le supondrá unos 150.000 euros adicionales.

Banif ha recurrido la sentencia a la Audiencia Provincial de Granada, por lo que la misma no es firme.


Dirección letrada: José María Davó Escrivá (AUGE)
Entidad: BANIF
Producto: Bonos Estructurados sin garantía de capital y acciones no cotizadas en bolsa o en el extranjero
Perfil: Particular
PDF: S_150422_BANIF_JPI18_GRANADA_AUGE_ESTRUCTURADOS_SIN.pdf