Abanca ha sido condenado por una permuta financiera colocado a una pyme. A pesar de que el cliente pudo leer el contrato, la sentencia considera que su contenido no es comprensible.

Una pequeña empresa gallega ha conseguido anular el contrato de la permuta financiera que contrató con Abanca, antigua NovaGalicia, y que le causó más de 183.000 euros. La sentencia tiene en cuenta que la falta de información fue evidente y que las simulaciones no fueron todo lo exhaustivas que tendrían que haber sido.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 9 de A Coruña afirma que los documentos que componen el contrato del swap son de difícil comprensión para cualquier cliente inexperto o no cualificado como eran los administradores. El magistrado considera que la lectura del contrato por parte del director a los clientes no es suficiente como para que los clientes minoristas comprendan los riesgos que asumen con la adquisición del swap.

Los empleados de la sucursal de Abanca expusieron en el juicio las explicaciones que dieron la pyme. El juez considera que las informaciones sobre el funcionamiento del producto fueron insuficiente e inadecuadas. La entidad financiera afirmó que si los tipos bajaban, los clientes tenían que pagar, pero que se verían beneficiados por una reducción considerable de las cuotas de la hipoteca, algo que nunca ocurrió.

El magistrado concluye en su sentencia que el dossier informativo que Abanca entregó a la pequeña empresa no tiene “una explicación suficiente y adecuada del producto y sus riesgos y destaca únicamente los escenarios de subida”, beneficiosos siempre para el cliente. Por todo ello, la entidad financiera tendrá que devolver los más de 183.000 euros que cobró a la pyme por las liquidaciones periódicas.


Dirección letrada: Agenor Gómez Álvarez
Banco: Abanca, S.A.U. (NovaGalicia)
Producto: Permuta financiera tipos de interés
Perfil: PYME
PDF: S_150331_ABANCA_JPI9_CORUNA_SWAP_PYME_SIN.pdf