Caja España no dio ningún tipo de información clara y precisa sobre las subordinadas a una pareja. La adhesión al contrato provocaba un desequilibrio que tenía que ser compensada con la información bancaria.

La comercialización de las obligaciones subordinadas de Caja España continúa siendo condenada por la justicia. Banco CEISS, entidad en la que ahora se encuentra Caja España, tendrá que devolver el dinero a unos particulares por la compra de 15 títulos. La sentencia deja claro que la caja no cumplió con el deber de información y transparencia exigibles.

Caja España no pudo demostrar con la documentación aportada que ofreciese una información “clara, precisa, suficiente y tempestiva” a los afectados. Los clientes nunca llegaron a tener un conocimiento preciso y completo de los elementos más esenciales que les permitiesen saber qué producto estaban a punto de contratar, considera la sentencia.

El juez remarca que el contrato que firmaron las partes era de adhesión, por lo que las condiciones estaban ya preestablecidas y redactadas por la entidad financiera y los clientes no podían negociarlas. Además, las subordinadas tenían “un cierto grado de complejidad con un componente de elevado riesgo”. Todo ello dejaba a los contratantes en una posición que desigualdad que el banco tenía que haber corregido habiendo ofrecido una imagen real de las obligaciones subordinadas.

La sentencia tiene en cuenta los perfiles de la pareja. Ninguno de ellos tenía conocimientos financieros ni experiencia inversora más allá de las operaciones básicas de la clientela general. Por ello, la sentencia ordena ahora a Banco CEISS que devuelva el importe completo de la orden de compra: 15.000 euros.


Dirección letrada: José Luis Fernández de Lamadrid
Banco: Banco CEISS, S.A. (Caja España)
Producto: Obligaciones subordinadas
Perfil: Particular
PDF: S_150123_BCEISS_CESPANA_JPI2_VALLADOLID_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf