Una nueva sentencia a favor de los afectados por las preferentes de Caja España. La justicia considera que la información dada fue deficitaria.

Una clienta de Caja España ha logrado anular su contrato de participaciones preferentes firmado en noviembre de 2004. En ningún momento los empleados de la sucursal de la entidad financiera advirtieron a los afectados que con la adquisición de las preferentes podían perder todo o parte del dinero invertido, que en este caso fueron 108.000 euros.

La sentencia, emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 15 de Valladolid, considera que la clienta únicamente quería obtener un producto que le diese la mayor rentabilidad posible para sus ahorros sin ponerlos en peligro. Además, el juez concluye que la información bancaria no fue lo suficiente como para que la afectada pudiese comprobar los riesgos que las preferentes tenían.

Banco CEISS fue incapaz de demostrar lo que había afirmado en el juicio: que la afectada era una persona conocedora y experimentada en la contratación de productos de riesgo. Para el juez, la clienta es una consumidora minorista a la que debía haberse aplicado la normativa bancaria para este tipo de clientes, con una información detallada y exhaustiva sobre las preferentes.

El producto ofertado por Caja España es considerado como un instrumento financiero complejo y de alto riesgo, en el que la información “fue deficitaria”. La sentencia recoge que la entidad financiera fue incapaz de demostrar las entrega de la documentación del producto. Por ello, ahora condena a Banco CEISS a devolver los 108.000 euros que la clienta desembolsó por su contratación.


Dirección letrada: José Luis Fernández de Lamadrid
Banco: Banco CEISS, S.A. (Caja España)
Producto: Participaciones preferentes
Perfil: Particular
PDF: S_141102_BCEISS_CESPANA_JPI15_VALLADOLID_PREFERENTES_PART_SIN.pdf