Nueva sentencia por la comercialización de unas obligaciones subordinadas a una pareja de particular. Además, NovaGalicia les hizo canjear el producto por sus propias acciones.

Una pareja ha logrado que la justicia cancele el contrato por el que adquirían unas obligaciones subordinadas por un importe de 90.000 euros. Caixa Galicia, entidad que comercializó el producto, no dio toda la información necesaria sobre el funcionamiento y los riesgos.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Refuerzo de A Coruña afirma que NovaGalicia, banco en el que se integra ahora Caixa Galicia, no acreditó mediante pruebas su discurso de que sí había informado a los afectados previamente. La entidad, considera la sentencia, que no advirtió de forma clara y comprensible de la posibilidad de que pudiese perder toda la inversión.

Además, varios empleados de la sucursal en la que se vendió el producto no supieron recordar la operación ni los detalles pormenorizados. La sentencia estima, por todo ello, que la pareja tuvo un error motivado por la entidad financiera y la confianza que tenía depositada en ella. Recuerda que son los bancos los que deben proporcionar toda información pues es “su deber”.

NovaGalicia Banco obligó posteriormente a los afectados por las subordinadas a canjearlas por acciones de la entidad. La transacción le costó a la pareja más de 20.000 euros que ahora verán reembolsados junto con el importe inicial invertido.


Dirección letrada: Xoan Antón Pérez-Lema López
Banco: NovaGalicia Banco, S.A. (Caixa Galicia)
Producto: Obligaciones subordinadas y canje por acciones
Perfil: Particular
PDF: S_141121_NCGBANCO_JPIR_ACORUÑA_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf