CatalunyaCaixa tendrá que devolver más de 100.000 euros a una empresa por las liquidaciones periódicas de una permuta financiera. La sentencia afirma que el banco se fió de la buena fe bancaria sin la necesaria información sobre el producto.

Una empresa afectada por una permuta financiera de CatalunyaCaixa ha conseguido anular el contrato por el que la adquirió en el año 2007. La sentencia considera que la posición ventajosa de la entidad financiera era “absolutamente preeminente” en relación la información sobre las fluctuaciones de los tipos de interés que disponía y que no ofreció a la pyme.

El juez de Primera Instancia número 7 de Terrassa (Barcelona) considera que CatalunyaCaixa tenía una posición de ventaja también sobre el producto que estaba ofertando. En su sentencia, afirma que la elección de los tipos de interés aplicables a uno y otro contratante “no era caprichosa, sino que obedecía a un previo estudio de mercado” que beneficiaba a la entidad financiera.

La aleatoriedad que las permutas financieras tienen no fue comunicada al administrador de la pequeña empresa. Algo que el juez recuerda que se tiene que avisar por parte del banco antes de firmar el contrato entre ambas partes. La sentencia recoge que la información sobre el riesgo inherente al swap se limitó a avisar de que el cliente pagaría si bajaban los tipos. El juez califica los avisos previos como “insuficientes ya que no fueron acompañados con simulaciones sobre escenarios a la baja”.

El magistrado concluye que la empresa no puede limitarse a dar su consentimiento a un producto que desconoce “a ciegas fiado por la buena fe del banco” a unas condiciones impuestas por él. Por ello, ordena a que la entidad devuelva los mas de 106.000 euros que cobró a la empresa.


Dirección letrada: Arcadi Sala-Planell
Banco: CatalunyaBanc, S.A. (CatalunyaCaixa, S.A.)
Producto: Permuta financiera
Perfil: PYME
PDF: S_141222_CATALUNYABANC_JPI7_TERRASSA_PYME_SIN.pdf