Una nueva anciana ha logrado que la justicia le dé la razón por las preferentes que las cajas anteriores de Bankia le colaron. La afectada tuvo que hacer un desembolso de 36.000 euros.

Bankia ha sido condenada por la colocación de unas preferentes a una anciana de 70 años, a la que no explicó en ningún momento qué tipo de producto eran o qué riesgos conllevaba la adquisición de este producto. La falta de información ha sido el elemento determinante para anular y devolver los 36.000 euros a la afectada.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 23 de Valencia afirma que la entidad financiera no hizo todo lo posible porque su clienta supiera lo más relevante acerca de las preferentes. Considera además que la afectada no se habría enterado del funcionamiento del producto ni habiendo realizado una diligencia media.

El juez describe a la contratante como una persona alejada de los productos de inversión financiera como las preferentes y que, además, carece de estudios para poder entenderlos con facilidad. Afirma que en ningún momento puede Bankia calificar a la clienta como profesional adecuada para adquirir las preferentes, sino que posee la condición de minorista.

Por todo ello, la sentencia ordena a Bankia a que devuelva el importe de la adquisición de las participaciones preferentes a la anciana y que proceda a la cancelación del contrato entre ambas partes.


Dirección letrada: Ignacio Lloret Gómez de Barreda
Banco: Bankia, S.A.U.
Producto: Participaciones preferentes
Perfil: Particular
PDF: S_140611_BANKIA_JPI23_VALENCIA_PREFERENTES_PART_SIN.pdf