BBVA tendrá que cancelar el contrato por unas aportaciones financieras subordinadas de Eroski colocadas a una clienta minorista. La sentencia deja claro la posición de dominancia que tenía la entidad frente a la contratante.

Una clienta particular ha logrado que la justicia anule la orden de compra que firmó con BBVA por la que adquiría unas subordinadas de Eroski. La sentencia considera que la entidad bancaria se benefició de la posición de preminencia que tenía sobre la afectada en relación con la información de las subordinadas.

Para la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Donostia existe un claro desequilibrio entre los contratantes. Además, la complejidad técnica de las aportaciones de Eroski y la proximidad que BBVA tenía sobre las fuentes de información del producto provocaron que la afectada firmara el producto bajo un error excusable.

El juez, además, remarca que las diferentes posiciones de uno y otro contratante no quedaron igualadas con las explicaciones informativas verbales o documentales por parte de BBVA sobre el funcionamiento y riesgo de las subordinadas pues no existieron. Las aportaciones subordinadas, recuerda el magistrado, son un producto complejo que requerían una información exhaustiva hacia los clientes, especialmente los minoristas como fue categorizada la clienta.


Dirección letrda: José María Suso Vidal
Banco: BBVA, S.A.
Producto: Aportaciones subordinadas de Eroski
Perfil: Particular
PDF: S_141002_BBVA_JPI4_DONOSTIA_SUBORDINADA_EROSKI_PART_SIN.pdf