La justicia de Gijón continúa condenando a Liberbank

El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Gijón ha condenado a Liberbank por la comercialización  irregular de obligaciones subordinadas a dos particulares. Los afectados no recibieron la información precisa que exige la Ley del Mercado de Valores para la comercialización de productos financieros complejos a clientes minoristas.

Durante la contratación en 2009, la entidad no hizo hincapié en los riesgos y características de las subordinadas, presentando el producto como carente de riesgo, con una disponibilidad completa y una rentabilidad superior al plazo fijo. De esta manera, los clientes, que buscaban una inversión seguro, aceptaron contratar por 34.500 euros las obligaciones.

Además de la falta de diligencia informativa, el banco no hizo ningún tipo de indagación sobre el perfil de los consumidores, o lo que es lo mismo, no se efectuó ningún tipo de test de idoneida para averiguar el perfil inversor de los clientes; perfil que por otro lado, hubiera etiquetado a las obligaciones como inadecuadas para su perfil.

Asimismo, solo uno de los clientes rellenó un test de conveniencia, test que por otro lado era inútil debido a que las preguntas formuladas eran insuficientes para valorar la idoneidad de la deuda subordinada.

Ya en 2013, los demandantes descubrieron el carácter oscuro del producto adquirido, cuando la entidad les advirtió de la necesidad de hacer un canje por acciones para evitar la pérdida total de la inversión. En esta oferta, Liberbank tampoco informó de las consecuencias y significado que tenía dicho canje, impulsando a los clientes a realizarla bajo la amenaza de que la pérdida podía ser total si el FROB realizaba dicho canje.


Dirección Letrada: José Antonio Ballesteros Garrido.
Banco: Liberbank.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_140902_LIBERBANK_JPI11_GIJON_OBLSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf