Banco CEISS ha vuelto a ser condenado por la venta fraudulenta de obligaciones subordinadas a una pareja. La sentencia afirma que la comercialización del producto por parte del banco engañoso y ocultó el verdadero riesgo que conllevaba para su dinero.

La sentencia afirma que con la política de ventas de obligaciones subordinadas por parte de CEISS “era muy fácil captar a los clientes diciéndoles que el producto les iba a proporcionar un interés superior al plazo fijo”. Sin embargo, el proceso de venta la entidad financiera olvidaba comentar los riesgos que conllevaba la contratación de este tipo de productos.

Para el juez de Primera Instancia número 6 de León, lo que más le llama la atención del contrato son los términos que aparecen redactados en él. Considera que la redacción del acuerdo es “absolutamente insuficiente para obtener un conocimiento cabal de lo que verdaderamente constituye su objeto”.

Además, el magistrado tiene en cuenta la declaración del empleado de Banco CEISS que comercializó las subordinadas y que afirmó que ninguno de los clientes tenía “el perfil de un inversor en Bolsa” y que lo único que querían era un plazo fijo para poder “sacar más intereses” a su dinero. Completó su declaración diciendo que las subordinadas “eran como un préstamo a la entidad y que contaban con la garantía del banco”.


Dirección letrada: Bernardo Luis García Angulo
Banco: Banco CEISS, S.A.
Producto: Obligaciones subordinadas
Perfil: Particular
PDF: S_140901_CEISS_JPI6_LEON_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf