Cinco nuevas sentencias de las Audiencias Provinciales de Oviedo y Gijón dan la razón a los afectados por este producto financiero calificado como tóxico. El letrado José Antonio Ballesteros ha llevado la defensa de los perjudicados en los cinco casos, que ahora podrán recuperar su inversión.

Las cinco sentencias parecen confirmar una tendencia favorable a los afectados por la colocación de deuda subordinada por parte de entidades bancarias. Liberbank, entidad heredera de la antigua Caja Asturias, vendió masivamente este producto entre clientes con un perfil no apto -particulares y pequeños empresarios- durante años. Ahora, los afectados han encontrado en la vía judicial la única solución para recuperar sus inversiones.

Las obligaciones subordinadas, también conocidas como deuda subordinada, son un producto financiero de inversión que presentan un alto riesgo y una baja liquidez. Riesgo porque están directamente relacionadas con la solvencia de la entidad emisora. En caso de quiebra de la misma, los poseedores de deuda subordinada se sitúan en último lugar a la hora de recuperar su dinero. Además, una baja liquidez, en tanto que si se quiere recuperar el dinero antes de la fecha fijada para ello (es decir, en caso de cancelación anticipada) este producto se debe vender en el mercado secundario en el que cotizan, de forma que no se garantiza la recuperación de lo invertido. Y suelen tener una fecha de vencimiento a muy largo plazo, de forma que a menudo los usuarios se ven obligados a la cancelación anticipada como única solución para recuperar su dinero. En contraprestación, tienen una rentabilidad muy alta.

Por estas características están consideradas como productos financieros complejos por la Ley del Mercado de Valores, que exige un especial deber de cuidado con sus contratantes. Este deber incluye la obligación de informar debidamente de las características mencionadas, de una forma clara y adecuada a la comprensión de los interesados. Además, se traduce en un deber de asesoramiento al cliente -lo que incluiría la recomendación de no contratarlas si no se tiene el perfil adecuado-. Pero, en lugar de ello, Liberbank se dedicó a colocarlo entre sus clientes de forma masiva durante años, sin contarles en lo que consistían realmente. Por ello, se condena a la entidad por vicio en el consentimiento prestado por los contratantes y por incumplir sus deberes de información y asesoramiento. De esta forma, se declaran nulos los contratos de adquisición de deuda subordinada y todos los efectos que hubieran podido producir.

Las sentencias son todas de distintas secciones de las Audiencias de Oviedo y Gijón (Asturias), que vienen a confirmar o a revocar otras de primera instancia. Independientemente de su suerte en primera instancia, todas han tenido un resultado favorable a nivel provincial, permitiendo a los afectados recuperar sus inversiones. Además, se condena a Liberbank en costas en todas ellas. Las suma total que deberá desembolsar la entidad asciende a más de 137.000€.

 


Banco: Liberbank
Producto: Obligaciones subordinadas
Perfil: Particular
Dirección letrada: José Antonio Ballesteros Garrido

PDFs:
1: S_140526_LIBERBANK_AP6_OVIEDO_CONFIRMA_140204_JPI7_AVILES_OBLSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf
2: S_140611_LIBERBANK_AP7_GIJON_CONFIRMA_131202_JPI7_GIJON_OBLSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf
3: S_140623_LIBERBANK_AP6_OVIEDO_REVOCA_140326_JPI6_AVILES_INTERESESSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf
4: S_140630_LIBERBANK_AP4_OVIEDO_CONFIRMA_140403_JPI10_OVIEDO_OBLSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf
5: S_140701_LIBERBANK_AP1_OVIEDO_CONFIRMA_140404_JPI3_AVILES_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf