Ambas condenas se deben a la falta de información a la hora de comercializar deuda subordinada.

El Juzgado de Primera Instancia de Piloña(Asturias) ha confirmado  la nulidad de un contrato de deuda subordinada firmado por un matrimonio con Cajastur (Liberbank). El motivo de la condena ha sido la existencia de error y vicio en el consentimiento.

Los afectados invirtieron en 2009 107.000 euros en deuda subordinada bajo la creencia de que se trataba de un plazo fijo en el que tendrían su dinero invertido seguro. Ya en 2002, habían contratado obligaciones subordinadas desconociendo los riesgos, y la contratación de 2009 se realizó gracias a la llamada de un empleado de Cajastur, ofertando una nueva emisión de deuda subordinada después de que la entidad amortizara anticipadamente la anterior inversión de los clientes.

El perfil de los clientes era el de minorista, con estudios básicos y sin experiencia en productos complejos de inversión. Decidieron suscribir el contrato debido a la larga relación comercial y de confianza con su sucursal

El mismo día de la visita para la contratación de la deuda subordinada, se entregaron a firmar las ordenes de suscripción en un sobre junto al test de conveniencia –realizado personalmente por el empleado de la sucursal, y que daba positiva pese al perfil del cliente – , las “condiciones esenciales de la prestación de servicios financieros de acuerdo con la normativa MIFID” y el folleto descriptivo de productos de valores y derivados y riesgos asociados a los mismos”.

Salvo esto, no existe constancia de que Liberbank informara con la máxima diligencia informativa a los clientes, que, tal y como han declarado, no entendieron nada y se limitaron a firmar los documentos entregados y guardar el sobre en casa.

Por otro lado, en un caso muy similar, la Audiencia Provincial número 4 de Oviedo ha confirmado la nulidad por error y vicio en el consentimiento de otro contrato de obligaciones subordinadas adquirido por otro matrimonio.

Las declaraciones de los tres directores de la sucursal que pasaron por la entidad desde 2002, fecha en la que adquirieron por primera vez las obligaciones, ha expuesto una evidente falta de información en la que no se tuvo en cuenta ni el perfil de los inversores ni la obligación de informar en profundidad de los riesgos y funcionamiento del producto.


Dirección Letrada: José Luís Ballesteros Garrido.
Banco: Liberbank.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_140508_LIBERBANK_JPI_PILO%C3%91A_OBLSUBORDINADAS_PART_SIN.pdf


Dirección Letrada: José Luís Ballesteros Garrido.
Banco: Liberbank.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_140408_LIBERBANK_AP4_OVIEDO_CONFIRMA_JPI_TINEO_140117_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf