La nueva entidad ha sido condenada por la colocación de un paquete de deuda subordinada a un matrimonio de avanzada edad en Mataró. La viuda del matrimonio podrá finalmente recuperar los algo más de 26.000 euros que había invertido en este producto.

El matrimonio era vecino de la localidad y cliente habitual de la antigua caja de ahorros. Aprovechando esa relación de confianza con sus empleados, la directora de la sucursal les ofreció un producto nuevo y de mayor rentabilidad: las obligaciones subordinadas. En palabras suyas, se trataba de un “depósito bien remunerado, seguro y sin riesgo”. Esta falsa descripción del producto era clave para su colocación, ya que el perfil financiero del matrimonio era conservador y no tenían ningún afán especulativo.

La demanda de la viuda del matrimonio se basa precisamente en esa deficiente información prestada desde la entidad. El hecho de disfrazar el producto con unas características que no tiene, no mencionar su carácter perpetuo o su baja liquidez, constituyen un vicio en el consentimiento prestado en el contrato. El engaño urdido desde la entidad es un vicio invalidante del contrato. Así lo ha admitido el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Mataró, cuya magistrada estima la demanda presentada por el letrado Arcadi Sala en representación de la afectada, y condena a Bankia -entidad heredera de la antigua Caixa Laietana- a restituir los más de 26.000 euros invertidos por el matrimonio en subordinadas de la entidad.

 


Banco: Caixa Laietana (Bankia)
Producto: Deuda subordinada
Perfil: Particular
Dirección letrada: D. Arcadi Sala-Planell

PDF: S_140606_BANKIA_JPI8_MATARO_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf