La empresa jamás llegó a firmar la documentación que confirmaba la aceptación de un swap tal y como lo demostró el informe caligráfico de Georgina Sans.

El Juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid ha condenado a Bankia por la comercialización de una permuta financiera de tipos de interés a una pyme asociada a Asuapedefin. La asociación ha logrado la nulidad por falta de consentimiento durante la firma del contrato debido a que la firma fue falsificada y a la falta de información y diligencia previa a la contratación. La entidad deberá reembolsar 2.900 euros, fruto de las pérdidas ocasionadas por el swap y renunciar al cobro de 30.700 euros pendientes de pago por liquidaciones.

El afectado recibió la oferta a través del servicio de banca telefónica de la entidad, instándole a contratarlo para el préstamo suscrito. Durante la contratación, el cliente creyó en todo momento que se trataba de un seguro que cubriría el riesgo de subida de tipos de su préstamo

Posteriormente, nuestro asociado procedió a liquidar el crédito adquirido, entendiendo que quedaba saldada cualquier deuda. Bankia comunicó que quedaba pendiente el contrato de permuta financiera, pero, al no aportarse junto a la solicitud de liquidación el contrato suscrito, ni ser cargada liquidación ninguna en la cuenta, el afectado dio por sentado que el contrato de permuta no se había formalizado.

De esta manera, fue con el crédito vinculado al swap ya liquidado, cuando este comenzó a emitir liquidaciones negativas pese a que no cumplía ninguna función a favor de los intereses de la empresa. Estas liquidaciones, que llegan a un total de más de 30.000 euros, no han sido pagadas por la empresa.

En ningún momento de la negociación, el demandante recibió el contrato para su lectura previa a la firma, tampoco una ficha explicativa con simulaciones, o cualquier otro indicativo de que el IRS podía tener consecuencias negativas para sus intereses.

Además, los propios empleados han reconocido que no facilitaron estimaciones sobre la evolución que podía tener el producto o su coste de cancelación.

Asimismo, la firma del contrato, no fue realizada por el representante legal de la empresa, tal y como ha refrendado el informe pericial caligráfico.

Dirección Letrada: Patricia Gabeiras Vázquez.
Perito caligráfico: Georgina Sans Marín.
Banco: Bankia (Caja Madrid).
Producto: swaps.
Perfil: SA.
PDF:S_140618_CMADRID_JPI67_MADRID_APYMIFID_SA_SIN.pdf