La escasa información que le dio Bankia a la afectada sobre las características del producto y sus consecuencias ha sido determinante para la nulidad del contrato.

Bankia tendrá que devolver casi 20.000 euros a una clienta particular por los cobros de las liquidaciones de un IRS que le coló en junio de 2007. En el juicio quedó demostrado que la información que proporcionó Caja Madrid, antes de su conversión en Bankia, fue inexiste y que ni siquiera le dieron alguna simulación sobre la evolución de los tipos de interés.

La sentencia, del Juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid, centra su atención en la cláusula de la cancelación anticipada. La juez afirma que esta disposición tan trascendental tiene un carácter “oscuro y ambiguo”. Para la magistrada, que la afectada no supiera nada sobre ella antes de la firma del contrato le provocó un error “esencial.

Caja Madrid no solo no informó clara y suficientemente del coste de una posible cancelación, sino que en el momento en el que se celebró el juicio los empleados de la sucursal no sabían calcular el importe. La sentencia califica esto como “una parte esencial” ya que se le impidió conocer un elemento clave para aceptar o no la contratación del IRS.


Dirección letrada: José Antonio Ballesteros Garrido
Banco: Bankia, S.A. (Caja Madrid)
Producto: IRS
Perfil: Particular
PDF: S_140107_BANKIA_CMADRID_JPI67_MADRID_PART_SIN.pdf