El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Avilés ha estimado la nuldiad de un contrato de compraventa de obligaciones subordinadas firmado por un particular con Liberbank. La entidad deberá reembolsar unos 17.000 euros al demandante debido a que no informó correctamente sobre los riesgos y características del producto ocasionándole daños y perjuicios.

El afectado, comenzó su relación con el banco en 2008 contratando unas imposiciones a plazo fijo y un fondo de inversión de riesgo medio. Llegado 2009, vendió el fondo de inversión y decidió celebrar un contrato de plazo fijo con otra entidad. Liberbank, al no poder igualar los intereses ofrecidos por la otra entidad, decidió mostrarle las obligaciones subordinadas como alternativa con mayor rentabilidad, ya que el cliente no aceptaba otro fondo de inversión por el riesgo que suponía. El cliente acepta y contrata un plazo fijo hasta que se puede formalizar la deuda subordinada por un importe de 29.000 euros.

En el año 2013, Liberbank comunica al cliente que no puede dar cumplimiento a lo pactado y que debía canjear las obligaciones subordinadas por acciones u otros títulos de deuda al no poder dar cumplimiento al pago de los intereses pactados y a la devolución del capital. Ante la falta de alternativas el cliente acepta por miedo a perder mucho más. El banco vendió inmediatamente estas acciones sin esperar la autorización del cliente, en vez de esperar a poder especular con ellas o ver el devenir del mercado. Al Juez le llama la atención que las condiciones para rescindir el contrato en caso de incumplimiento de la entidad sean puestas por esta.

Por lo demás, el motivo de la nulidad se debe a que la entidad no informó de la posibilidad de rescindir el contrato en caso de que la entidad pasara por dificultades económicas.

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Avilés también ha condenado a Liberbank por la deuda subordinada comercializada a un matrimonio. Como en el anterior caso, la entidad no informó bien sobre aspectos del producto y deberá reembolsar 7.500 euros. Como en el anterior caso, la entidad no informó correctamente sobre el producto y sus riesgos, destacando principalmente las ventajas y la buena rentabilidad del producto y minimizando la posibilidad de que los clientes perdieran el dinero.

La Juez ha destacado que comercializaran este producto a los clientes en 2009, cuando la crisis ya había comenzado.


Dirección Letrada: José Antonio Ballesteros Garrido.
Banco: Liberbank.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_140213_LIBERBANK_JPI7_AVILES_OBLSUBORDINADAS_SIN.pdf


Dirección Letrada: José Antonio Ballesteros Garrido.
Banco: Liberbank.
Producto: Deuda Subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_140305_LIBERBANK_JPI1_AVILES_OBLSUBORDINADAS_PARTICULARES_SIN.pdf