Banco Santander no explicó el contrato a la clienta porque era incomprensible. Los empleados bancarios reconocieron que no sabían cómo era la permuta financiera ni los detalles pormenorizados del acuerdo.

Una clienta particular ha conseguido anular la permuta financiera que Banco Santander le colocó en marzo de 2007, además de lograr recuperar el dinero que perdió por las liquidaciones resultantes de swap. La entidad financiera no ha podido demostrar que cumplió con sus obligaciones legales de información previa.

Las declaraciones de los trabajadores de la sucursal en la que se contrató el producto constataron que ni ellos mismos sabían cómo era el swap. Los empleados manifestaron que no conocían o que no recordaban en el juicio los detalles del producto financiero. La sentencia, emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Mataró, recuerda que las entidades bancarias deben proporcionar “una previsión razonada del comportamiento de los tipos”.

Tanto la afectada por la permuta financiera como su hija afirmaron durante la vista que la trabajadora de Banco Santander que negoció la compra no les explicó el contrato “porque no lo entendía ni el que lo había escrito” y solo era para que no subieran los intereses de la hipoteca. Por todo, el juez condena a Banco Santander ya que cometió errores informativos en la firma del contrato.


Dirección letrada: Carlos Arjona Pérez
Banco: Banco Santander, S.A.
Producto: Permuta financiera
Perfil: Particular
PDF: S_131120_BSANTANDER_JPI6_MATARO_PART_SIN.pdf