El juez condena a Banco Popular por saltarse la normativa sobre productos complejos. A pesar de saber que el objetivo del cliente era protegerse de las subidas y que su perfil distaba mucho de ser un experto financiero, le coló un IRS.

Banco Popular ha sido condenado a proceder a la cancelación de un IRS con un cliente particular al que las liquidaciones en su contra le hicieron perder más de 22.000 euros. La justicia considera que la entidad vulneró toda la normativa aplicable en materia de productos de riesgo “al proponer la contratación de un producto complejo” a un cliente minorista.

El afectado creyó ciegamente la información dada por los trabajadores de la sucursal de Banco Popular. Los empleados afirmaron que este tipo de productos estaban siendo recomendados a los clientes con hipotecas para “protegerse de las subidas de los tipos de interés”. La sentencia califica que la publicidad que se hizo del IRS fue incompleta e inexacta.

El Juzgado de Primera Instancia de Palma número 9 afirma que el banco que ofreció un producto “complejo y de alto riesgo” a un cliente que no respondía al perfil de inversión necesario. Además, el IRS “no se adapta al interés del cliente de protegerse frente a las subidas del Euribor”.

Para el juez, la lectura del contrato firmado con Banco Popular no es suficiente como para que el cliente entienda con claridad el funcionamiento y los riesgos de la permuta financiera. Todo ello, lleva al magistrado a condenar a la entidad financiera a la devolución de los 22.232 euros.


Dirección letrada: Carlos Hernández Guarch
Banco: Banco Popular, S.A.
Producto: IRS
Perfil: Particular
PDF: S_130902_BPOPULAR_JPI9_PALMA_PART_SIN.pdf