La falta de realización del test de conveniencia y las contradicciones entre los trabajadores de la sucursal del banco han sido determinantes para anular el contrato. La labor de información que hizo BBVA con el cliente fue insuficiente.

Un particular ha logrado anular el contrato de la permuta financiera que firmó con BBVA, además de recibir el dinero perdido por las liquidaciones. Las explicaciones por parte de la entidad financiera no fueron en ningún momento claras, amplias y compresibles sobre el funcionamiento del producto.

BBVA no explicó a su cliente ni siquiera cómo era el producto, los riesgos o los costes que le podría provocar una cancelación del contrato. La sentencia determina que a un cliente minorista como este el banco debía haber realizado un labor de información mayor. Además, el cliente tenía plena confianza en la entidad por la relación de antigüedad que tenían.

La empleada de la sucursal bancaria que comercializó el swap no fue capaz de recordar en el juicio el contenido de la reunión que tuvo con el cliente. La sentencia califica su testimonio de vago. La trabajadora no confirmó lo dicho por su compañera, quien afirmó que si se hizo el test de conveniencia ni que se puso en contacto con el cliente. Además, la presentación del producto que realizaron “genérica y no para un producto concreto”.


Dirección letrada: Amparo Barrachina Coscollá
Banco: BBVA, S.A.
Producto: Permuta financiera
Perfil: Particular
PDF: S_131127_BBVA_JPI19_VALENCIA_PART_SIN.pdf