Un particular ha logrado anular el contrato de una permuta financiera con Banco Popular. La entidad financiera le vendió un producto totalmente diferente.

Banco Popular ha sido condenado por colocar una permuta financiera a un cliente particular sin que hubiera ofrecido al afectado una información clara y veraz sobre el producto. Las explicaciones verbales por parte de los trabajadores de la sucursal bancaria fueron incorrectas que indujeron al cliente a creer que el swap era bueno para sus intereses personales.

La sentencia, dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Chiclana (Cádiz), asegura que el banco lo que le vendió era una herramienta que fijaba un tipo de interés para su hipoteca. Esto provocó que la información escrita suministrada fuera “desdibujada” y diferente.

La juez considera que los clientes bancarios confían plenamente en las entidades financieras. “Las explicaciones dadas desde el asiento del director de la sucursal o del asesor comercial no tienen ningún motivo de desconfianza para el consumidor”, considera la magistrada.

Banco Popular no pudo demostrar que el perfil del cliente correspondiera al de un inversor o que hubiese contratado anteriormente algún producto financiero de riesgo, como le calificó antes de la firma de la permuta financiera. La sentencia confirma que la permuta financiera no era el producto más adecuado a sus necesidades.


Dirección letrada: Enrique Benítez Caucelo
Banco: Banco Popular, S.A. (Banco Andalucía)
Producto: Permuta financiera
Perfil: Particular
PDF: S_131120_BPOPULAR_JPI1_CHICLANA_PART_SIN.pdf