La entidad ha recibido dos condenas por no informar correctamente sobre los riesgos de los IRS que estaban contratando los clientes.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Lucena ha estimado la nulidad de un contrato swap de BBVA denominado Stockpyme I-Bonificado suscrito por particulares.

La entidad ha sido condenada a reembolsar más de 10.000 euros a los afectados y a renunciar al cobro de las liquidaciones pendientes y los sobrecostes por intereses de demora. La razón de la nulidad ha sido la falta de información durante la contratación, ya que BBVA no empleó la diligencia informativa exigida para clientes minoristas en la comercialización de productos complejos.

Como en otros casos, el IRS fue interpretado por los demandantes como una simple cobertura frente a la subida de los tipos de interés exigida por el banco para la contratación del producto.

Además de la falta de información, el banco no tuvo en cuenta el cuestionario y test de conveniencia realizado a su cliente, cuyo resultado reflejaba la falta de experiencia y conocimiento con este producto. Además, los padres del afectado -actualmente demandantes al responder por su hijo y estar también involucrados en la contratación del préstamo hipotecario- no realizaron ningún tipo de test.

En los mismos juzgados, también ha sido condenada BBVA por otro  swap, en este caso un contrato Stockpyme II- Tipo fijo comercializado a una pyme.

Como en el anterior caso, la demandada no ejerció su obligación de diligencia informativa con los clientes minoristas. No informó sobre los riesgos y diversos escenarios de acción del producto. Tampoco realizó ningún tipo de test que evaluara los conocimientos y el perfil del cliente.

Por todo ello, BBVA deberá abonar unos 37.000 euros que cobró en forma de liquidaciones negativas.

Finalmente, en el JPI 3 de Lucena ha declarado nulo un derivado implícito en el préstamo hipotecario. El intento del BBVA de trufar la hipoteca con cláusulas abusivas se ve así frustrado al considerar el juez que se introduce un producto financiero dentro de un bancario, confundiendo así al empresario que carece de conocimientos y experiencia en este tipo de productos complejos. Como vemos el BBVA no se conformó con ofrecer préstamos con cláusula suelo, también lo hizo con derivados financieros implícitos que, afortunadamente, se están declarando nulos en los tribunales de justicia.


Dirección Letrada: María Teresa Barrena Ortega.
Banco: BBVA.
Producto: Swaps.
Perfil: Particular.
PDF:S_130930_BBVA_JPIEI1_LUCENA_PART_SIN.pdf


Dirección Letrada: María Teresa Barrena Ortega.
Perito: Carlos Rafael Sánchez Torres.
Banco: BBVA.
Producto: Swaps.
Perfil: Pyme.
PDF:S_131011_BBVA_JPIEI1_LUCENA_PYME_SIN.pdf


Dirección Letrada: María Teresa Barrena Ortega.
Banco: BBVA.
Producto: Swap Implícito
Perfil: Particular.
PDF: S_130930_BBVA_JPIEI3_LUCENA_PYME_SWAP_IMPLICITO_SIN.pdf