APYMIFID ha logrado una nueva sentencia a favor de una pequeña empresa afectada por un swap flotante del Banco Santander. La entidad financiera entregó el contrato el mismo día de la firma por lo que la empresa no pudo consultar la idoneidad del producto.

Una empresa socia de APYMIFID ha logrado vencer en los tribunales al Banco Santander al lograr la nulidad del contrato de la permuta financiera que firmó en junio de 2008. La sentencia afirma que la información proporcionada a la empresa fue escasa por lo que la afectada no pudo saber qué firmaba.

La sentencia considera que “por la mera consideración de empresa” no se puede presuponer que los administradores tengan una profesión, una experiencia o conocimientos en productos financieros. Banco Santander manifestó que no dio información a la empresa porque estimó que sus representantes tenían unos conocimientos superiores a la media.

Para suplir estas carencias de conocimientos financieros, la empresa afectada contrató un servicio de asesoría externa. Sin embargo, la sentencia afirma que esto pierde todo el sentido cuando el banco entrega a los administradores de la PYME el contrato el mismo día de la firma.

La juez estima que la redacción del contrato no es de fácil comprensión. “Especialmente es insuficiente para comprender el riesgo que asume”, afirma en su sentencia. Además, Banco Santander no mostró ejemplos numéricos ni ofreció otros productos alternativos para mejorar la financiación de la PYME. Ahora, la empresa socia de APYMIFID verá reembolsado los 7.754 euros perdidos.


Dirección letrada: Patricia Gabeiras Vázquez
Banco: Banco Santander, S.A.
Producto: Swap flotante bonificado
Perfil: PYME
PDF: S_140109_BSANTANDER_JPI10_MADRID_APYMIFID_PYME_SIN.pdf