La Audiencia de Álava ha revocado una sentencia en la que se desestimaba la demanda de una PYME sobre tres permutas financieras de Banesto. Los magistrados consideran que la entidad vendió el producto como un seguro.

La justicia ha dado ahora la razón a una pequeña empresa revocando la sentencia de primera instancia por la que se rechazaba la demanda interpuesta contra Banesto por la colocación de tres permutas financieras entre febrero de 2004 y septiembre de 2006. La entidad financiera tendrá que devolver más de 9.000 euros la empresa afectada.

La sección primera de la Audiencia de Álava afirma que Banesto en ningún momento ofreció la debida información sobre las características y el riesgo de las permutas financieras. La desinformación de Banesto llegó a tal punto que el administrador de la PYME afirmó durante el juicio que el swap seguía tratándose de un tipo de seguro.

Además, una trabajadora de la sucursal afirmó que si ella tuviese que definir el producto lo haría “de una forma que se podría” considerar como un seguro, ya que según ella evita un mayor coste en caso de subida de los tipos de interés.

Los magistrados consideran los contratos han estado encadenados unos a otros. La coincidencia de las fechas de las liquidaciones, el 11 de marzo en todos los años, en los que se cancelaba el anterior pone de manifiesto que los nuevos eran “consecuencia directa” de los anteriores.


Dirección letrada: Rafael Carvalho González
Banco: Banesto, S.A.
Producto: Permuta financiera
Perfil: PYME
PDF: S_130226_BANESTO_AP1_ALAVA_REVOCA_120915_JPI3_VITORIA_PYME_SIN.pdf