Dejamos atrás el 2013 con más casi 1500 sentencias favorables a los afectados. Ello sin embargo, no debe llevarnos a bajar la guardia, los bancos sigue colocando productos financieros complejos sin la debida información.

Un año más, la entidades financieras han recurrido las sentencias ganadas en primera instancia, algunas veces incluso llegando al Tribunal Supremo. El nombramiento de Sastre-Papiol, para algunos denominado el ‘deSastre-Papiol’, nos llenó de preocupación y pronto se confirmaron nuestras sospechas: en unas jornadas el ahora magistrado, antes jefe de la asesoría jurídica de La Caixa adoctrinaba a sus compañeros con los mismos argumentos que los bancos… argumentos queel propio Tribunal Supremo había echado abajo.

Seguimos además pagando las tasas judiciales para poder ejercer nuestro derecho a la defensa; estamos a la espera de lo que dirá al respecto el Tribunal Constitucional.

Pero no debemos caer en el pesimismo, el 2013 nos trajo la rotunda condena al BBVA por la comercialización de las participaciones preferentes y, como no, la sentencia que declaraba la nulidad de la cláusula suelo a pesar de las maniobras de las entidades por dilatar su aplicación. Desde Europa además, nos llegaban sentencias del Tribunal de Justicia que declaraban la aplicación de Mifid o el carácter abusivo del sistema español en las ejecuciones hipotecarias. Y gracias a una iniciativa de Asuapedefin, la Audiencia Nacional declaraba que la Ley de Mercado de Valores se aplicaba a las permutas financieras con independencia de su vinculación o no a un préstamo hipotecario, todo ello muy a pesar de las entidades financieras, los Abogados del Estado que demostraron estar al servicio de la banca y el Banco de España + CNMV que, efectivamente, se sacaron de la manga una nota conjunta que no ha calado entre los jueces españoles.

Desde Asuapedefin seguiremos trabajando por la defensa de los clientes minoristas, no sólo con acciones individuales, también con acciones que sirvan para la correcta aplicación de Mifid.

No estás sólo, estamos contigo y con los miles de afectados por productos tóxicos.