La rotunda Sentencia que condenaba al BBVA por la comercialización de preferentes no les sentó bien por lo que presentaron un incidente de nulidad que ha sido radicalmente desestimado por el Tribunal Supremo.

El BBVA se ha aficionado a este tipo de maniobras para dilatar el cumplimiento de la condena, así lo hizo también con la sentencia de la cláusula suelo, otro incidente que fue desestimado.