El banco aprovechó que la empresa le solicitó un crédito hipotecario para colarle en el contrato una cláusula relativa a un swap de tipos de interés. Según la justicia, BBVA se aprovechó de la relación de confianza que tenía la empresa.

BBVA ha vuelto a ser condenado por colocar una permuta financiera ligada a los tipos de interés a una empresa que solicitó únicamente un crédito hipotecario. El swap llegó a producir a la PYME pérdidas superiores a los 170.000 euros, que ahora verá reembolsados.

La sentencia, dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lucena (Córdoba), expone que BBVA coló en el contrato del préstamo hipotecario una cláusula titulada “derivado financiero. El banco afirmó a la empresa que era una protección ante las posibles subidas de los tipos de interés.

La mala praxis bancaria se agravó por la confianza que la pequeña empresa y su administrador tenía en la sucursal del banco y la buena fe que debe presidir en las relaciones entre las entidades bancarias y sus clientes. Según se recoge en la sentencia, la PYME confió plenamente en los empleados, quienes afirmaron que “iban a convertir los intereses variables de la hipoteca en fijos a través de un producto nuevo”.

Por ello, el juez considera que el error que tuvieron los administradores de la PYME fue inducido por el banco. Ahora BBVA deberá devolver los poco más de 173.000 cobrados en las diferentes liquidaciones.


Dirección letrada: María Teresa Barrena Ortega
Perito: Zigor Bilbao
Banco: BBVA, S.A.
Producto: Permuta financiera de tipos de interés
Perfil: PYME
PDF: S_130930_BBVA_JPIEI3_LUCENA_PYME_SIN.pdf