El Juzgado de Primera Instancia nr. 4 de Sueca (Valencia) ha estimado la nulidad de varios contratos de compra de preferentes y deuda subordinada adquiridos por una particular con Bankia.

La afectada, una mujer de 90 años, suscribió varias veces desde 2006 adquisiciones de deuda subordinada y participaciones preferentes de la entidad. En total, invirtió unos 58.800 euros. Más tarde, en 2012, el banco le ofreció canjear sus inversiones por acciones de Bankia para recuperar el dinero. Tras el cambio por acciones, solo pudo recuperar unos 20.100 euros, perdiendo alrededor del 65% de la inversión inicial.

La demandante, que guardaba una relación con su sucursal de más de 50 años, aceptó primero las inversiones en obligaciones y participaciones preferentes pensando que se trataba de un plazo fijo. Después, cuando realizó el canje por acciones, lo hizo por la relación de confianza que guardaba con su entidad tras tantos años.

En ninguno de los casos, tanto en las contrataciones como en el cambio por acciones, se ofreció ninguna información acerca de los riesgos y características de los productos. Ni siquiera se ofreció un folleto informativo.

El  único empleado de la sucursal que ha sido posible localizar para que declare en la causa ha admitido que desconoce si se le informaron sobre los riesgos de la operación o se le efectuó test de conveniencia. Asimismo, admite el perfil conservador del cliente, más aún teniendo en cuenta que tiene una perdida aguda de la capacidad auditiva, lo que dificultaba que pudiera entender las explicaciones.

Por todo ello ha sido estimado el error y vicio en el consentimiento durante la contratación de la deuda subordinada, las preferentes y su posterior canje, ya que Bankia no cumplió con su obligación de informar con mesura y diligencia que exige la Ley del Mercado de Valores.


Dirección Letrada: Ángel Sanchís.
Perito: José Peris.
Banco: Bankia.
Producto: Preferentes y deuda subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_131024_BANKIA_JPI4_SUECA_PREFERENTES_SUBORDINADAS_CANJE_PART_SIN.pdf