El Juzgado de Primera Instancia número ocho de Mataró ha estimado la demanda presentada por tres particulares contra Bankia. Los demandantes se vieron afectados por la compraventa de deuda subordinada y su posterior canje por acciones del banco.

Los afectados, un matrimonio y otro particular, contrataron con Caixa Laietana, ahora Bankia, obligaciones subordinadas pensando que era una inversión a plazo fijo. En ninguno de los casos se informó correctamente de las características y riesgos del producto. Tampoco se realizó ningún test de MIFID que evaluara si el producto era adecuado, solo uno de los demandantes rellenó un test de conveniencia. Los clientes han perdido en total unos 21.400 y 13.000 euros respectivamente.

Todo ello se ha resuelto con la nulidad de las suscripciones de compraventa de obligaciones y la devolución del total de los ahorros de los clientes más los intereses devengados.

En el caso del matrimonio, no sospecharon del producto debido a que pudieron acceder en todo momento a sus ahorros en caso de necesidad, así que desconocían sus contras.

La otra afectada, una mujer de 93 años, confió en todo momento en el consejo que le dieron en la sucursal, ya que guardaba una larga relación con la entidad.

Entre las irregularidades, en algunos contratos del matrimonio que soportan las operaciones de compra, se adolecen graves deficiencias que impiden demostrar el consentimiento de los actores a que fueran efectuadas. En otros, falta información acerca del carácter complejo del producto y los riesgos.

Los documentos de la anciana también presentan errores, no constando orden de compra, de manera que no se puede demostrar la existencia de consentimiento real y verdadero.

Hay que añadir, que la empleada de la sucursal ha declarado que no informó de los riesgos porque los desconocía. Además, no daba documentos informativos. Asimismo, reconoce que no se explicaba nada acerca del vencimiento o el carácter perpetuo.

Posteriormente, los demandantes recibieron una llamada en 2012 por parte de la entidad informándoles de que sus ahorros estaban congelados. Para acceder a ellos, la única alternativa era realizar un canje por acciones de Bankia, por lo que se vieron impelidos a dicha acción.

De nuevo, la entidad no informó de los riesgos y consecuencias de este canje, cuyo producto fue la pérdida de la mayoría de los ahorros de los afectados.


Dirección Letrada: Laia Manté Majó.
Banco: Bankia / C Laietana
Producto: Deuda subordinada.
Perfil: Particular.
PDF:S_130918_BANKIA_JPI8_MATARO_SUBORDINADA_3PART_SIN.pdf