El Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Durango ha condenado a BBVA por la colocación de un estructurado a un particular.

BBVA ha sufrido una sentencia en contra por parte de los Juzgados de Durango (País Vasco) al haber ofertado a un particular un contrato financiero BBVA Multicupón. El afectado, que pensaba que contrataba un plazo fijo, invirtió 150.000 euros en este producto financiero. La entidad ha sido condenada a devolver tras la sentencia la inversión del demandante, sin embargo, la ha recurrido a la Audiencia Provincial por lo que el cliente aún tendrá que esperar para recuperar su dinero.

El cliente de la sucursal de Abadiño, sin ninguna formación financiera y de profesión albañil, decidió ceder el dinero a BBVA porque había recibido una herencia que quería guardar a buen recaudo. En un principio, contrató una cartera de valores, pero al año quiso retirar el dinero porque no estaba de acuerdo  en cómo estaban administrando su dinero. Por esta razón, BBVA ofreció el estructurado como una alternativa para evitar la marcha de su cliente.

El contrato fue presentado como una imposición a plazo fijo dependiente de valores cotizables de la bolsa. Se le aseguró que no perdería dicho dinero y podría retirarlo cuando quisiera.

Durante la contratación no se informó previamente del funcionamiento y de los riesgos. Asimismo, la suscripción se cerró sin la firma de la mujer del demandante, quien figuraba como cotitular del instrumento contratado.

El afectado a alegado el incumplimiento de la normativa MIFID, a lo que ha contestado BBVA afirmando que en la fecha de suscripción todavía existía un periodo de adaptación de los productos a la nueva ley. La juez ha desestimado esta respuesta al afirmar que BBVA ya conocía de sobra la ley como para haberla tenido en cuenta en el momento de la contratación.

Por otro lado, la entidad ha intentado cargar con la responsabilidad de la firma al hijo del demandante debido a que este en ocasiones ayudaba al padre a realizar ciertas operaciones online o a tomar decisiones. Este punto también ha sido rechazado por el juzgado, ya que el hijo, ingeniero de profesión, tampoco tenía conocimientos financieros suficientes como para comprender un producto complejo como el que se juzga.

Los empleados han admitido que este estructurado fue el único que se ha comercializado en la sucursal debido a la complejidad que supone y que lo hace inadecuado para el tipo de clientes no profesionales que tiene la sucursal. Así, aceptan que el producto era demasiado complejo para los demandantes y que su perfil no era el adecuado.

Además, el banco contaba con previsiones sobre la evolución a la baja del activo de referencia del contrato, la acción de BBVA, por lo que debería haber desaconsejado, en vez de ofertárselo, la adquisición de este producto a los clientes.


Dirección Letrada: José Angel Ecenarro
Banco: BBVA.

Producto: Estructurados.
Perfil: Particular.
PDF:S_130701_BBVA_JPI4_DURANGO_ESTRUCT_PART_SIN.pdf