El Juzgado de Primera Instancia número 49 de Madrid ha condenado a Bankia por la comercialización de participaciones preferentes a una familia. Los afectados no recibieron la información suficiente acerca del producto, el cual no se adaptaba a sus necesidades.

En 2009 los demandantes canjearon unas participaciones preferentes que ya tenían contratadas por unas nuevas que ofreció les ofreció la entidad. Los clientes insistieron en realizar una inversión de “garantía”, pues los titulares de las cuentas, de avanzada edad -uno de ellos ya fallecido- en aquel momento deseaban guardar dinero para sus dos hijos, aquejados con minusvalía por trastorno de la personalidad e incapacidad permanente absoluta por enfermedad psíquica.

Si tenemos en cuenta las motivaciones de los afectados en el momento de la suscripción, y el estado de dos de los demandantes (los hijos), es obvio que el producto no se adaptaba a las necesidades del cliente, por lo que el banco no cumplió la obligación de velar por los intereses del cliente.

La Juez ha estimado la nulidad por error y vicio en el consentimiento al haberse omitido durante la contratación el peligro de inversión y el carácter perpetuo de las preferentes, que solo pueden ser vendidas en un mercado secundario.

En total, Bankia deberá reembolsar unos 116.000 euros que la familia invirtió en preferentes.


Dirección Letrada: Juan Carlos Menéndez.
Banco: Bankia.
Producto: Preferentes.
Perfil: Particular.
PDF:S_130911_BANKIA_JPI49_MADRID_PREFERENTES_PART_SIN.pdf