El Juzgado de Primera Instancia número cuatro ha declarado la nulidad de un contrato de suscripción de participaciones preferentes firmado por una jubilada con Nova Caixa Galicia (NCG).

La demandante, una señora jubilada y sin nivel cultural –tal y como ha admitido el director de la sucursal, quien admitió que ella no sabía leer y escribir-, adquirió en 2004 150 títulos de preferentes por un valor de 90.000 euros. Poco después, realizó una venta parcial del nominal, restando 42.000 euros de inversión.

La afectada, que vive de una pequeña pensión, decidió demandar a la entidad al constatar que no podía recuperar su dinero, algo que nadie le había advertido durante la contratación.

Si ignoramos el hecho de que no sabía leer ni escribir, el contrato tampoco es el adecuado, ya que no incluye ningún clausulado que especifique la fecha de vencimiento o amortización de la operación, ni los intereses o rendimientos que percibiría el inversor. Solo refleja mediante una cláusula a firmar que el suscriptor conoce el significado y trascendencia de la orden, recibe un tríptico informativo y un folleto registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. No hay constancia de que se entregara un tríptico o que recibiera la información adecuada.

Asimismo, el director de la sucursal ha admitido que el perfil del cliente no cuadraba con el de un inversor de riesgo, por lo que el producto no era adecuado para ella. De hecho, ha admitido que en aquella época no se leía el contenido de los contratos a los clientes, simplemente se firmaban, pues nunca habían dado problemas.

Por todo ello se ha estimado la nulidad por error y vicio en el consentimiento, ya que NCG no garantizó la información previa a la contratación que exige la Ley del Mercado de Valores para la comercialización de productos con riesgo financiero.


Dirección Letrada: Pérez-Lema López.
Banco: NCG.
Producto: Preferentes.
Perfil:  Particular.
PDF:S_130701_NCGBANCO_JPI4_ACORUNA_PREFERENTES_PART_SIN.pdf