Un matrimonio de ancianos ha conseguido la nulidad del contrato de participaciones preferentes que Liberbank les coló por 100.000 euros. La justicia aprecia que la entidad financiera no cumplió con los requisitos legales que marca la Ley del Mercado de Valores en cuento a información y transparencia.

La sentencia emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Santander considera que la comercialización de las participaciones preferentes entre jubilados y personas de edad avanzada “es una trampa para aquellas personas que han estado ahorrando toda su vida y ahora solo quieren disfrutar”.

El juez continúa su alegato  afirmando que “no hay derecho a que a estas personas, ahorradores de perfil conservador y preocupados pos sus posibles enfermedades o ayudar a sus familias” sean engañados por los bancos para la firma de producto tóxicos. Además, concluye que estos engaños deben tener su punto final en los procesos judiciales.

Por ello, ordena a Liberbank que cancele el contrato entre las partes y proceda a la devolución del capital invertido por el matrimonio en las preferentes, ya que en ningún momento cumplió con las obligaciones que le marca la ley e informó debidamente a la pareja.


Dirección letrada: Andrés de Diego Martínez
Banco: Liberbank, S.A.U.
Producto: Participaciones preferentes
Perfil: Particular
PDF: S_130710_LIBERBANK_JPI2_SANTANDER_PREFERENTES_PART_SIN.pdf