Bancaja colocó deuda subordinada a un particular, a la que no informó de nada sobre el producto. Bankia le dio acciones propias como intercambio para recuperar la inversión inicial.

Bankia ha sido condenada por colocar a un cliente suyo unas acciones subordinadas por un importe de 27.000 euros. Su cliente ahora podrá recuperar toda la inversión realizada además de poder desprenderse de las acciones de Bankia que le fueron dadas en el intercambio.

La sentencia, emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Valencia, consideran que la contratación de las participaciones subordinadas estuvo en todo momento bajo un error en el consentimiento. El juez remarca que el cliente nunca conoció realmente la esencia del producto financiero.

Además, se remarca en la sentencia que esta desinformación y desconocimiento sobre las acciones subordinadas es responsabilidad única de Bancaja, entidad que comercializó el producto, y nunca del cliente. El juez afirma que la propia entidad “habría provocado la falta de información”, cuando el cliente confiaba el resultado de sus inversiones a la entidad financiera.


Dirección letrada: Juan José Ortega García
Banco: Bankia, S.A.U. (Bancaja)
Producto: Deuda subordinada
Perfil: Particular
PDF: S_130617_BANCAJA_BANKIA_JPI1_VALENCIA_SUBORDINADAS_PART_SIN.pdf