La Caixa presentó un test de idoneidad firmado únicamente por la ella ante la justicia. Tampoco pudo demostrar que aportó a su clienta la finalidad, alcance y consecuencias de la permuta financiera.

La Caixa ha sido condenada al pago de más de 1.000 euros a una clienta particular a la que colocó una permuta financiera de intereses en julio de 2008. Además de que la justicia decretase la nulidad del contrato firmado entre ambas partes, desestimó la demanda reconvencional que la entidad puso a su clienta.

Para el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona, La Caixa no demostró que su clienta recibiera la información sobre “el sentido, finalidad, alcance y riesgos del contrato que estaba firmando”. Por ello, el magistrado afirma que la falta de información llevó a la afectada a contratar el producto bajo un error esencial.

Además, el test de idoneidad que realizaron y que La Caixa aportó al juicio únicamente estaba formado por la entidad financiera, por lo que la una de las finalidades, la de informar, no se cumplió con él. La Caixa ocultó las consecuencias de la permuta financiera así como el hecho de que la afectada tuviese que pagar más dinero si se producía una caída de los tipos de interés.


Dirección letrada: Arcadi-Sala Planell
Banco: CaixaBank, S.A.U. (La Caixa)
Producto: Permuta financiera interés
Perfil: Particular
PDF: S_130625_LACAIXA_JM7_BARCELONA_NULIDAD_DE_ACCIONES_PART_SIN.pdf