El Juzgado de Primera Instancia número uno de Valencia ha condenado a Bankia por la comercialización irregular de preferentes a un matrimonio anciano.

Los afectados adquirieron las preferentes al finalizar un depósito a plazo fijo que tenían suscrito. La entidad ofreció las preferentes como un medio para reinvertir la cantidad de aquel depósito en otro producto de renta fija.

Cabe destacar que en ningún momento se firmó contrato. Los demandantes simplemente accedieron a dar su consentimiento confiando en la larga relación, de varios años, que tenían con su sucursal.

La entidad no facilitó información del producto, ni advirtió de sus riesgos. Tampoco realizó ningún test de idoneidad, aunque durante el juicio presentaron un test, completado a ordenador después de la contratación del producto, que no tienen ningún sentido, pues afirma que los clientes tenían conocimientos en productos complejos de inversión a la vez que niega que tengan experiencia y que trabajen en algún campo dedicado a la economía. Para el Juez esto demuestra que la entidad realizaba los test de idoneidad como un mero trámite para colocar el producto.

Tampoco acepta que no se pueda ejercer la nulidad del contrato porque los clientes canjearon sus preferentes por acciones de Bankia, tal y como alega la demandada. La demanda afirma que los afectados están en todo su derecho de recuperar sus ahorros, sobre todo teniendo en cuenta que Bankia canjeo los ahorros de toda una vida por unas acciones que no tenían ningún valor, ya que la entidad ha tenido que ser  rescatada con 20.000 millones de euros.


Dirección Letrada: Juan José Ortega García
Banco: Bankia
Producto: Preferentes.
Perfil: Particular.
PDF:S_130530_BANKIA_JPI1_VALENCIA_PART_SIN.pdf