Un nuevo socio de ASUAPEDEFIN ha logrado conseguir anular su contrato con Bankinter por otro Clip que la entidad le colocó en enero de 2006. Bankinter tendría que haber demostrado que el producto era beneficioso para su cliente.

Bankinter ha sido condenado a devolver más de 33.000 euros a un afectado de ASUAPEDEFIN por hacerle contratar una Clip, cuando el cliente lo único que quería contratar con arrendamiento financiero. La jueza considera que no basta con informar de las consecuencias, sino que también “hay que avisar de las previsiones de los tipos de interés”.

La sentencia afirma que los swaps y, en este caso, los Clips de Bankinter son un producto complejo y “de resultado aleatorio, pudiéndose calificarlos de especulativo”,  no se entiende la necesidad real que el cliente tenía de contratarlo. El banco debía haber demostrado en el juicio que el CHO era realmente el más beneficioso de todos los productos existentes, pero “ni siquiera pudo demostrar que ofreciese otros”.

Ante ello, el Juzgado de Primera Instancia número 18 de Madrid tenía que haber informado correctamente sobre el Clip y las ventajas y riesgos, algo que tampoco pudo acreditar. Lo único que Bankinter aportó al socio de ASUAPEDEFIN fueron las condiciones propias del contrato “impuestas y derivadas de un contrato de adhesión” que son calificadas por la magistrada como “difíciles de entender en muchos pasajes. Por ello, considera que la contratación de la permuta financiera estuvo viciada, por lo que el afectado ha conseguido la nulidad del contrato y la devolución de las cuotas.


Dirección letrada: Patricia Gabeiras Vázquez
Banco: Bankinter, S.A.
Producto: Clip
Perfil: Particular
PDF: S_130527_BANKINTER_JPI18_MADRID_CLIP_ASUAPEDEFIN_PART_s103_SIn.pdf