El Juzgado de Primera Instancia número cinco de Vitoria ha estimado la nulidad de una suscripción de preferentes por valor de 54.000 euros que Banco Popular comercializó a un cliente particular.

La afectada, una mujer jubilada, contrató las participaciones preferentes sin conocer los riesgos. La demandante desconocía la imposibilidad de disponer de su dinero en cualquier momento, ya que no se le hablo del carácter perpetuo del producto.

Durante la contratación no se realizó ningún tipo de test MIFID, cuyo resultado hubiera sido negativo para la entidad. La cliente, dedicada a la costura, carecía de experiencia financiera con este tipo de productos de alto riesgo y especulativos.

Tampoco existen pruebas que demuestren que Banco Popular facilitó algún tipo de documentación bancaria acerca de los riesgos y funcionamiento específico del producto. Solo se habló de la alta rentabilidad del producto. Además, se dijo que podría recuperar su dinero en tan solo 24 horas, sin mencionar que este dinero procedería de una venta de las preferentes en un mercado secundario. Esta venta no era nada segura, dada la situación de riesgo en la que se encontraban las entidades financieras en 2009.

Para el Juez, las preferentes se comercializaron para transformar en patrimonio neto el pasivo de los clientes, siguiendo una política de reforzamiento de sus recursos propios. Esto atenta contra la obligación por parte de las entidades de velar por los intereses de sus clientes minoristas, los cuales toman sus decisiones en base a los consejos dados en su sucursal.


Dirección Letrada: Sr. Ferrer.
Banco: Banco Popular.
Producto: Swap.
Perfil:  Particular.
PDF: S_130610_BANCOPOPULAR_JPI5_VITORIA_%20PREFERENTES_PARTICULAR_SIN.pdf