Así declaró la directora de la sucursal durante el juicio.

El Juzgado de Primera Instancia número cinco de Denia ha condenado a Banesto por la comercialización sin información suficiente de una permuta financiera de tipos de interés.

La entidad demandó al particular afectado debido al impago de diversas liquidaciones producidas por un swap con un valor nocional de 3.000.000.

La directora de la sucursal ha reconocido que el swap se firmó como condición para obtener un nuevo crédito para formar una empresa por parte del cliente. El IRS se presentó como un seguro gratuito que no iba a costar nada al cliente. Eso incluía también el que generara pérdidas.

La directora admitió que “no le dije los riesgos del contrato” y “no le dijimos nada de qué pasaría si el Euribor subía o bajaba”.  Además, ha declarado que “en aquella época no teníamos conocimiento profundo del producto” y que ahora mismo “no pondría la mano en el fuego por ese producto”.

Admitió que el cliente “era un cliente conservador […] no era una persona de riesgo”, por lo que incumplieron la normativa MIFID. Asimismo, era un cliente con el que tenía máxima confianza, pues compartían familia. Por lo que el afectado confiaba plenamente en los consejos de la sucursal.

Los apoderados del banco tampoco suministraron información alguna al cliente. Se han excusado declarando que “las operaciones las capta un comercial que desarrolla el informe y cuando se aprueba la operación a nivel de riesgo el comercial la imprime y las firma el apoderado”. Según ellos aún no tenían experiencia con este producto y se limitaron a cumplir su función de plasmar su rúbrica en el documento.


Dirección Letrada: José Antonio Sempere Gerardo
Banco: Banesto
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF:S_120720_BANESTO_JPI5_DENIA_PART_SIN.pdf