La entidad deberá reembolsar los 44.000 euros resultantes de las liquidaciones negativas practicadas hasta la fecha de juicio.

El Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Blanes ha estimado la nulidad de un contrato swap contratado por un particular con Banco Popular.

Durante el juicio se ha remarcado el carácter especulativo de la permuta de tipos de interés, especialmente en este caso en la que fue contratada en yenes. Además, su funcionamiento entró en vigor inmediatamente después de la contratación, pese a que su hipoteca multidivisa, suscrita también en ese momento, disponía de un primer año a interés fijo.

El director de la sucursal afirma que realizó un test de idoneidad a la afectada y presentó el producto con todo tipo de detalles, realizando diversas simulaciones sobre los posibles escenarios de actuación del producto. Lo cierto es que la entidad no ha podido presentar ni el test, ni ningún documento que acredite que cumplió con su obligación informativa hacia el cliente.

Asimismo, el director también ha afirmado que ofreció el swap entre otros productos financieros a elegir por el cliente. Algo que contrasta con la declaración de la demandante, que afirma que fue obligada a firmar el swap como condición a su préstamo hipotecario.

Hay que añadir, que tal y como declara el perito, debido a que el préstamo fue suscrito en yenes y el swap estaba en euros, este último no podía cumplir su función de cobertura.

Por último, la sentencia ha remarcado que, dada la fecha de contratación (2008), la entidad no debería haber ofrecido el IRS al cliente, ya que probablemente ya tuviera informes que avisaban de la bajada de los tipos.


Dirección Letrada: Javier Díaz Molina
Perito: Prosper L. Fernández.
Banco: Banco Popular
Producto: Swap.
Perfil: Particular.
PDF:S_130502_BPOPULAR_JPI4_BLANES_COLLAR_HMD_PART_SIN.pdf