El Juzgado de Primera Instancia número siete de San Sebastián ha condenado a Banco Santander por la comercialización de tres swap diferentes a una pyme sin informarla adecuadamente del funcionamiento y riesgos del producto.

La entidad presentó el producto como un “seguro” que le cubría de la subida de tipos de interés. Una forma de eliminar el riesgo ante la incertidumbre que podía generar la subida del Euribor.

La empresa afectada adquirió hasta tres swap consecutivos, siempre contratando uno nuevo como condición para cancelar y sustituir al anterior. En total generaron más de 65.000 euros en pérdidas a la empresa.

Los demandantes recibieron los contratos el mismo día de la firma sin haber recibido unas adecuadas explicaciones sobre el tipo de producto que se adquiría, la fórmula para calcular el coste de cancelación anticipada o las previsiones del mercado que tenía Banco Santander.

La única información de la que hay constancia es de un folleto explicativo que remarcaba los aspectos positivos del IRS.

Además, el banco ha mostrado un test de idoneidad que supuestamente fue realizado por los representantes legales de la empresa, los cuales carecen de estudios universitarios y de experiencia con este tipo de productos. Este test reúne una serie de preguntas que los clientes niegan haber contestado. Afirman que firmaron el test a petición de la sucursal ya que se fiaban después de trabajar con ellos desde 1965.

Por todo ello la sentencia a declarado la nulidad del contrato por error y vicio en el consentimiento y aceptado la demanda presentada por la empresa.


Dirección Letrada: Unai Carreras Santesteban
Banco: Banco Santander
Producto: Swap
Perfil: Pyme
PDF:S_121210_SANTANDER_JPI7_SAN_SEBASTIAN_pyme_SIN.pdf