Una PYME contrató una permuta financiera sin saber lo qué era realmente y sin que el banco le explicase en qué consistía o el importe de una posible cancelación anticipada. La empresa tuvo que pagar más de 52.000 euros por la cancelación, que ahora les serán devueltos.

Catalunya Caixa ha sido condenada a 52.565 euros a una pequeña empresa a la que había colocado en junio de 2007. La jueza considera que la información aportada por la entidad financiera no fue lo suficiente como para que la PYME supiese lo que estaba firmado.

La sentencia, emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 27 de Barcelona, recoge que la empresa no supo nunca que en “determinados escenarios de evolución de los tipos de interés, las liquidaciones serían negativas. Por ello, la empresa no sabía cuál podía llegar a ser el alcance de la decisión de contratar este producto financiero.

Catalunya Caixa tampoco informó sobre la elevada cantidad de dinero que debía pagar si quería cancelar el contrato con antelación y, que en este caso, fue de 52.320 euros. La jueza remarca la obligación que tienen los bancos de “realizar un esfuerzo adicional porque sus clientes comprendan los riesgos y características del producto.


Dirección letrada: Arcadi Sala-Planell

Banco: Catalunya Caixa, S.A.

Producto: Permuta financiera

Perfil: PYME

PDF: S_130211_CATALUNYABANC_JPI27_BARCELONA_PYME_SIN.pdf