El cliente contrató la permuta financiera como un “seguro de cobertura” frente a los tipos de interés. Tuvo que pedir un préstamo para hacer frente a las liquidaciones.

El Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Oviedo ha estimado la nulidad de un IRS y un préstamo suscritos con Banco Herrero, ahora Sabadell. La contratación se dio por error y vicio en el consentimiento del cliente, ya que carecía de toda la información sobre el producto.

El afectado suscribió una permuta después de que un empleado se la ofreciera como un producto beneficioso y gratuito que le cubría frente a la subida de los tipos de interés.

El demandante comenzó con unas pocas liquidaciones positivas de no más de 97 euros, pero poco después le llego la primera negativa, de casi 1.000 euros. Ante tal cargo en su cuenta corriente el cliente acudió a reclamar a la sucursal. En ella le confirmaron que era correcto y que llegaría una segunda liquidación por un importe mayor. Efectivamente la siguiente supero los 1.600 euros.

Debido a que el cliente no podía hacer frente a las liquidaciones, la entidad le recomendó cancelar el producto de forma anticipada. Para ello tuvo que contratar un préstamo de 18.500 euros.

Durante la contratación no se informó de los riesgos de forma adecuada. Se remarcaron los aspectos positivos y no se realizaron simulaciones con el importe del swap en diversos escenarios, incluido el coste de cancelación anticipada.

Aunque el contrato estipula que la contratación ha sido promovida por el cliente, el empleado de la sucursal ha admitido que no fue así. También dijo que ofreció el swap porque los ingresos del demandante eran muy justos como para pagar el préstamo hipotecario si el Euribor seguía subiendo. Admitió que no facilitó información anterior a la contratación por escrito para que el cliente pudiera estudiarlo. Le explico con sus palabras el funcionamiento del producto.

El empleado de la sucursal que ha declarado afirmó que no se informó sobre la experiencia y profesión del cliente. Tal y como ha destacado la Juez: “existe un específico deber u obligación a cargo de la entidad de crédito de recabar la información necesaria sobre las características, conocimientos y experiencia de sus clientes a efectos de ofertarles productos del tipo del que ahora nos ocupa y de facilitarles toda la información sobre los riesgos que el producto comporta”.

El contrato suscrito siquiera hace mención al producto que se está contratando, tan solo lo nombraba como “la operación”. Se hace referencia a otro documento, el contrato marco, que nunca fue suscrito por el cliente ni entregada copia. La entidad no ha presentado el documento. El cliente nunca aprobó ni suscribió este contrato, tan solo firmo la confirmación de swap.

En total Banco Sabadell deberá reembolsar unos 21.000 euros provenientes de la permuta financiera de tipos de interés y del préstamo vinculado al pago de la cancelación anticipada.


Dirección Letrada: Sr. Ballesteros Garrido
Banco: Banco Sabadell (Herrero)
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF:S_130401_BSABADELL_BHERRERO_JPI4_OVIEDO_PARTICULAR_SIN.pdf