Un matrimonio ha logrado recuperar casi 130.000 euros de dos participaciones preferentes. El marido, quien fue el que contrató el producto, comenzó a presentar síntomas de atrofia cerebral durante la negociación del producto. Aun así, la CAM le colocó las preferentes invirtiendo el dinero ahorrado en toda una vida.

La Audiencia de Valencia ha confirmado la condena a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), ahora propiedad de Banco Sabadell, por colocar dos participaciones preferentes a un matrimonio de ancianos.

La CAM vendió dos productos, una deuda subordinada de Banesto y unas preferentes emitidas por Royal Bank of Scotland, que “no sencillos, ni adecuados al perfil de los contratantes”. Los dos contratos les originaron unas pérdidas de más de 129.000 euros, que ahora les serán rembolsados más los intereses. Para la sección novena de la Audiencia, la CAM sabía que antes de la contratación de las acciones preferentes, el matrimonio obtuvo una gran suma de dinero procedente de la venta de dos inmuebles.

Además, durante el proceso negociador que la CAM llevó con el marido, éste comenzó a presentar “trastornos de conducta por atrofia cerebral que determinó en  una alteración en el recto juicio”. Por ello los magistrados consideran que la contratación de los productos no fue del todo correcta que debiera haber sido, además de no ofrecer toda la información necesaria a los clientes.


Dirección letrada: Amparo Barrachina Coscollosa
Banco: Banco Sabadell, S.A. (Caja de Ahorros del Mediterráneo)
Producto: Participaciones preferentes
Perfil: Particular
PDF: S_130305_BSABADELL_CAM_AP9_VALENCIA_….. PREFERENTES_PART_SIN.pdf