El Juzgado de Primera Instancia número cinco de Terrassa ha estimado la nulidad de un “collar” y su respectivo “Contrato Marco de Operaciones Financieras”. Banco Santander no informó correctamente sobre el funcionamiento y riesgos que podía suponer el swap para su cliente.

La entidad “colocó” la permuta financiera de tipos de interés al afectado, un particular minorista, después de ofrecérsela como un “seguro gratuito” el cual ofrecería una “protección para el cliente ante las subidas del Euribor”.

Banco Santander no cumplió con la diligencia hacia el cliente que exige la Ley del Mercado de Valores, ya que no explicó la posibilidad de que el producto pudiera generar liquidaciones negativas, así como la existencia de un coste de cancelación anticipada.

Además, en vez de presentar el IRS para velar por los intereses del cliente, el director de la sucursal admite que la oferta se hizo en base a unos “objetivos” para alcanzar unos ingresos para la oficina bancaria. Admite que existía una presión para “colocar” los productos a potenciales clientes en función del importe de su hipoteca y su condición de autónomo.

Asimismo, no se realizó ningún test de conveniencia, tal y como exige la normativa europea MIFID. El director ha declarado que no se hizo porque se conocía perfectamente el perfil del cliente, y admite que el producto no era adecuado para su perfil.

Por todo ello, la Juez ha obligado a Banco Santander a reembolsar los más de 5.000 euros que generó en liquidaciones negativas al cliente afectado.


Dirección Letrada: Marcos Muñoz Franco
Banco: Banco Santander
Producto: Swap
Perfil: Particular
PDF: S_130308_BSANTANDER_JPI5_TERRASSA_COLLAR_ABOGADO_PART_SIN.pdf